sábado 28/5/22

La Otan acusa a Moscú de un falso repliegue de sus fuerzas para volver a la carga en Kiev

Occidente recela de las intenciones del Kremlin y enfría las expectativas de un acuerdo de paz que ponga fin a la guerra
                      Pie de foto. STR
Pie de foto. STR

El 15 de febrero, nueve días antes de la invasión rusa a Ucrania, Moscú aseveró que estaba retirando sus tropas de la frontera. «No vemos un movimiento real. Sigue habiendo un gran despliegue», dijo al poco el secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg. Mes y medio después, con una guerra abierta que ya ha causado miles de muertos, la Alianza sigue sin confiar en las palabras del Kremlin. «No vemos ningún cambio real sobre el terreno. Todo indica que las fuerzas rusas se están reorganizando», afirmó este jueves el responsable de la Alianza Atlántica.

La primera ronda de negociaciones entre Rusia y Ucrania en Estambul se cerró con avances que alimentaban la esperanza de lograr un alto al fuego. Sin embargo, Kiev, la Otan e incluso Moscú confirmaron en las últimas horas que las tropas rusas no se retiran, solo se están moviendo para centrar su ofensiva en el Donbás. Mientras, en el norte del país seguían cayendo bombas horas después de que Rusia se hubiera comprometido a reducir los ataques para «aumentar la confianza mutua». Una vez más, Rusia mintió. «Ha mentido repetidamente sobre sus intenciones. Debemos juzgar sus acciones y no sus palabras», destacó Stoltenberg. «Vemos poca voluntad de Rusia de buscar una solución política (....). Sigue buscando una salida militar», advirtió el noruego. Estados Unidos y Ucrania también recelan. El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken apuntó que una cosa es lo que el Kremlin dice y otra lo que hace. Mientras, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, alertó de los movimientos rusos hacia el Donbás en un vídeo y aseguró que «no nos creemos a nadie». Sigue el diálogo La falta de confianza entre las dos partes enfría las expectativas de éxito de las negociaciones de paz, en las que Kiev se había abierto a renunciar a su entrada en la OTAN, siempre que países occidentales garanticen su seguridad. El diálogo se reanudará este viernes y Turquía ya trabaja para organizar otro encuentro en menos de dos semanas en Estambul.

Por el momento, con los diálogos de paz en dique seco, a Kiev solo le queda resistir usando la fuerza. El Ejército ucraniano ya ha superado las expectativas de Putin, que esperaba una ofensiva rápida y sin casi resistencia, pero necesita ayuda militar «adicional». Así se lo transmitió Zelenski al presidente estadounidense, Joe Biden, en una conversación telefónica, tras la que EE UU aprobó 500 millones de dólares de ayuda directa a Ucrania.

Zelenski continúa buscando el apoyo de los países aliados e insiste en la necesidad de contar con tanques, aviones y sistemas antimisiles para contener al invasor. «La libertad debe estar tan armada como la tiranía», dijo en el vídeo emitido ayer. A pesar de que la Otan ya ha asegurado en repetidas ocasiones que no intervendrá directamente en el conflicto, el entrenamiento militar a las tropas ucranianas ha resultado crucial para parar el avance ruso. La UE también ha mostrado su apoyo con un paquete de ayuda de 1.000 millones de euros para el envío de armas letales, combustible y ayuda humanitaria al país.

Mientras las fuerzas ucranianas resisten, el Kremlin trata de lograr avances militares, políticos y económicos. En el mercado global, Rusia se encuentra completamente aislada —a excepción de su relación comercial con China—. Con la mitad de las reservas del Banco Central de Rusia congeladas, el veto a la importación de ciertas materias primas y componentes electrónicos, y los intentos de la UE por reducir su dependencia del gas ruso, Occidente va estrechando el cerco.

Evacuados de chernóbil

En un intento por romper la baraja, Putin pondrá este viernes en marcha un mecanismo que le permite recibir rublos por el gas que importa a Europa. El dirigente ruso exigió la semana pasada a los Veintisiete que pagaran su factura en esta moneda, en vez de en euros o en dólares como viene siendo habitual. Ahora, los considerados «países hostiles» -por imponer sanciones a Rusia- deberán crear cuentas en el banco ruso Gazprombank. Solo por sus exportaciones energéticas a la UE, Rusia percibe 800 millones de euros diarios. A partir de hoy, 72.021 millones de rublos. Los militares habían removido polvo radiactivo con sus tanques o cavando trincheras en la zona conocida como el ‘bosque rojo’, junto al sarcófago de la central nuclear de Chernóbil. Es lo que detallaban testigos a la agencia Reuters este jueves, cuando Moscú procedió a retirar a unos 300 soldados que llevaban semanas en la zona y que fueron llevados a hospitales al presentar altos índices de radiación. Las autoridades de Kiev confirmaron este movimiento.

La Otan acusa a Moscú de un falso repliegue de sus fuerzas para volver a la carga en Kiev
Comentarios