martes. 31.01.2023

La Otan ayudará a Kiev a reparar la red eléctrica destruida por Rusia

Moscú acusa al papa Francisco de «rusofobia» por criticar la «crueldad» de los chechenos
                      Vendedores usan sus teléfonos para tener luz en la tienda mientras se cortaba la electricidad en Kyiv. OLEG PETRASYUK
Vendedores usan sus teléfonos para tener luz en la tienda mientras se cortaba la electricidad en Kyiv. OLEG PETRASYUK

Los ministros de Exteriores de la Otan se comprometieron ayer a seguir apoyando a Ucrania «el tiempo que sea necesario», también con respaldo para reparar la infraestructura energética, y aseguraron que no darán «marcha atrás». El anuncio se realizó durante la reunión que los titulares aliados de Exteriores celebran hoy y el miércoles en Bucarest.

«Nuestra reunión aquí en Bucarest está enviando un fuerte mensaje de unidad de la Otan y de apoyo constante a Ucrania. La Otan no es parte de la guerra, pero seguiremos apoyando a Ucrania el tiempo que sea necesario. No daremos marcha atrás», declaró el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, durante una rueda de prensa tras finalizar una sesión del encuentro dedicada al apoyo a Kiev.

Recordó que los países de la organización transatlántica están proporcionando «apoyo sin precedentes» a Kiev y que hoy los miembros de la Alianza realizaron nuevos anuncios de respaldo a través del conocido como paquete de asistencia integral de la Otan para Ucrania.

«Esto financiará apoyo urgente no letal, incluidos combustible y generadores, y ayudará a Ucrania a abordar las consecuencias de los ataques contra su red eléctrica», detalló el ex primer ministro noruego.

En una declaración adoptada ayer, los aliados aseguraron que asistirán a Ucrania «mientras repara su infraestructura energética y protege a su población de los ataques con misiles». Recalcaron que la «agresión» de Rusia, incluidos sus «persistentes y desmedidos ataques a las infraestructuras civiles y energéticas ucranianas», están «privando a millones de ucranianos de servicios humanos básicos».

Pese a su voluntad por poner la diplomacia vaticana al servicio de una eventual negociación entre Ucrania y Rusia que permita poner fin a la guerra, lo cierto es que el Papa Francisco consigue enfadar a una u otra parte cada vez que habla del conflicto. Después de meses en los que defraudó al Gobierno de Kiev al considerar que la invasión estuvo «de alguna manera provocada» y acusar a la Otan de «ladrar a las puertas de Rusia», ahora se ha enemistado con Moscú por denunciar la «crueldad» mostrada en la guerra por «los chechenos y los buriatos». Sus palabras, dichas en una entrevista con la revista de los jesuitas estadounidenses ‘America Magazine’ publicada el lunes, propiciaron una protesta de las autoridades de Moscú. «Expresé mi indignación ante tales insinuaciones y señalé que nada puede hacer tambalear la cohesión y la unidad del pueblo multinacional ruso», declaró a la agencia Tass el embajador ruso ante el Vaticano, Alexander Avdeev, que comunicó su malestar ante la Secretaría de Estado de la Santa Sede. También la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Moscú, María Zajárova, dijo que las declaraciones del Pontífice van «más allá de la rusofobia», considerándolas incluso una «perversión». Hasta la organización Free Buryatia Foundation, que defiende los derechos de este pueblo originario de Siberia y se ha mostrado en contra de la guerra en Ucrania, calificó en un mensaje publicado en las redes sociales de «mentiras» las palabras del papa, que respondían a un «estereotipo racista» con esta minoría y con los chechenos.

La polémica respuesta de Jorge Mario Bergoglio se produjo tras una pregunta en la que el corresponsal de ‘America Magazine’ en el Vaticano, Gerard O’Connell, le pedía que explicara su posición de no criticar directamente a Rusia por su agresión al país vecino. «Cuando hablo de Ucrania, hablo de pueblo mártir, de un pueblo martirizado. Si hay un pueblo martirizado hay alguien que lo martiriza», contestó el obispo de Roma, señalando a continuación que hablaba de la crueldad «porque tengo mucha información de la crueldad de las tropas» invasoras. «Generalmente los más crueles son quizás los pueblos que son de Rusia, pero no son de la tradición rusa, como los chechenos, los buriatos, etc. Ciertamente quien invade es el Estado ruso. Eso es muy claro. A veces trato de no especificar para no ofender y más bien condenar en general, aunque se sabe bien a quién estoy condenando. No es necesario que ponga el nombre y el apellido», remarcó el Pontífice. «Si fuera oportuno.» El papa aprovechó para recordar una vez más que la postura de la Santa Sede ante el conflicto se basa en «buscar la paz y buscar un entendimiento», por lo que la diplomacia vaticana se mueve «en esa dirección» y «siempre está dispuesta a una mediación».

La Otan ayudará a Kiev a reparar la red eléctrica destruida por Rusia
Comentarios