martes 17/5/22

El informe que ha elaborado la alta funcionaria británica Sue Gray sobre las fiestas y reuniones sociales que se celebraron en Downing Street durante la pandemia deberá todavía esperar para ser divulgado, pues antes será revisado por su posible interferencia con la investigación policial en marcha.

Todo parecía listo para que el llamado «informe Gray» viese la luz esta misma semana, una cita que los diputados conservadores han señalado para decidir si fuerzan la dimisión del primer ministro, Boris Johnson.

Sin embargo, la intriga continuará —probablemente hasta la semana próxima— después de que abogados y agentes se hayan lanzado sobre el documento para «cocinar» las partes que podrían entrar en conflicto de alguna forma con la pesquisa policial.

El retraso ha sumido en el desconcierto a un país que aguarda a conocer los detalles sobre unas celebraciones que han sido filtradas con cuentagotas por la prensa, pero de las que aún se desconocen muchas cosas. Además, han surgido dudas sobre si el Gobierno del conservador Johnson querrá aprovechar la coyuntura para embellecer el informe o dejar fuera del escrutinio público aquellos extractos más nocivos para el primer ministro.

El «premier» insistió ayer en que «por supuesto» que el texto de Gray se publicará completo, pero evitó dar detalles al ser preguntado si los documentos saldrán a la luz pública «exactamente tal como los entregue Sue Gray».

El mandatario conservador negó, en todo caso, que él esté tratando de retrasar el informe: «Me temo que van a tener que esperar y dejar que las investigaciones independientes sigan su curso». «Espero que la gente lo entienda. Mientras esperamos que todo esto continúe su curso, nosotros debemos seguir adelante», aseguró.

La pesquisa policial retrasa la difusión del informe sobre fiestas de Johnson
Comentarios