viernes. 03.02.2023

La policía brasileña detiene a cuatro personas por el incendio de la discoteca

La ciudad de Santa María despide a la mitad de las víctimas en medio de la indignación.
Uno de los funerales celebrados ayer en la ciudad brasileña.

La ciudad brasileña de Santa María despidió ayer a cerca de la mitad de las víctimas del incendio de la discoteca Kiss, en el que murieron 231 jóvenes, una tragedia cuyas causas investiga la policía, que detuvo a cuatro personas.

Entre la conmoción y la indignación, los vecinos de esta ciudad de 261.00 habitantes del sur de Brasil acompañaron el duelo de parte de una generación, ya que casi todas las víctimas mortales eran estudiantes con una edad media de 20 años.

Las imágenes de decenas de familias destrozadas por el dolor sepultando a sus hijos y de procesiones silenciosas de féretros se repitieron a lo largo del día en el Cementerio Ecuménico Municipal y en el Parque Jardín Santa Rita, así como en algunas ciudades vecinas.

A las conmovedoras despedidas también acudieron cientos de amigos y compañeros de los estudiantes, en una ciudad que se destaca por ser un polo universitario y en la que muchos habitantes tenían a un familiar, amigo o conocido, para darle ayer el adiós definitivo. De las 231 víctimas fatales 101 estudiaban en la Universidad Federal de Santa María, así como la mayoría de los 112 heridos, que habían acudido a la discoteca para participar en una fiesta de integración de facultades.

Despedidas

La situación más dramática fue la de familias que tuvieron que despedirse de hasta dos miembros.

Otra despedida conmovedora fue la del soldado del Ejército Leonardo de Lima Machado, de 26 años, quien fue enterrado con honores militares, como correspondió a su comportamiento Leonardo salió ileso de la discoteca y regresó en dos ocasiones para ayudar a otras personas, para no volver.

En esta situación de conmoción social desde la madrugada del domingo, la policía arrestó ayer a cuatro de las personas a las que investiga como posibles responsables de la tragedia.

Se trata de los dos propietarios de la discoteca y de dos de los músicos que se presentaban en el momento en que comenzó el incendio. El comisario Sandro Meinerz, responsable de la investigación, solicitó la detención provisional de los cuatro para garantizar su trabajo, ya que teme la ocultación de pruebas tras la desaparición de los computadores que guardan las imágenes de las cámaras de seguridad del establecimiento.

Uno de los propietarios, Elissandro Spohr, fue detenido en la vecina ciudad de Cruz Alta, adonde, según su abogado, había viajado para ser atendido en un hospital con síntomas de intoxicación respiratoria por temor a permanecer en Santa María.

El otro propietario, Mauro Hoffmann, fue detenido tras presentarse en la comisaría de Santa María por la tarde y luego de que la policía fracasara en diferentes operaciones para localizarlo. También fueron arrestados dos integrantes del grupo Gurizada Fandangueira, la banda a la que se atribuye el origen del incendio.

Ambos fueron detenidos en una ciudad vecina a la que acudieron para despedirse del acordeonista, Danilo Jaques, que pereció en el incendio.

Según relatos de supervivientes, el incendio comenzó cuando un integrante del grupo encendió un artefacto pirotécnico cuyas chispas alcanzaron la espuma utilizada como aislante acústico en el techo de todo el establecimiento.

La policía brasileña detiene a cuatro personas por el incendio de la discoteca
Comentarios