miércoles 18.09.2019

Preocupación en Alemania por el deficiente equipamiento del Ejército

El comisionado en el Bundestag y defensor del soldado critica la política de la ministra de Defensa.
Preocupación en Alemania por el deficiente equipamiento del Ejército

juan carlos barrena | berlín

Los seis submarinos de la Marina alemana se encuentran averiados, tres de cada cuatro carros de combate del Bundeswehr, el Ejército, no son operativos, y la Luftwaffe, la fuerza aérea, no puede utilizar su flota de aviones de transporte ante las incesantes averías de sus nuevos Airbus A400M. Son solo algunos de los muchos males que sufre el aparato militar de la primera potencia económica europea y líder exportador mundial. «La miseria del equipamiento afecta a toda la tropa», denunciaba ayer Hans Peter Bartels, comisionado para el Ejército en el Bundestag y defensor del soldado, al presentar su informe anual, un documento que critica abiertamente la política de la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, y sus esfuerzos por modernizar el Ejército germano.

Pese al proceso de reformas iniciado en 2011, «la situación del material sigue siendo dramáticamente mala y en algunos casos ha empeorado más aun», afirma Bartels en su estudio de 115 páginas, en el que asegura que de los cambios prometidos «no se nota nada o casi nada».

Los déficits de personal —con 21.000 vacantes profesionales por cubrir— y de material han crecido pese a las promesas de Von der Leyen. Por ese motivo, el Ejército tiene problemas para cumplir con las 13 misiones internacionales en las que participa actualmente y para hacer frente a sus compromisos con la Alianza Atlántica. Hasta el punto, según Bartels, de que el año próximo difícilmente podrá liderar, como está previsto, la fuerza de intervención inmediata de la Otan, a la que debe aportar 4.500 hombres preparados y el consiguiente material lo más moderno posible. El informe había puesto nerviosa ya de antemano a la titular alemana de Defensa, cuyo ministerio se apresuró en días pasados, tras las primeras filtraciones de su contenido, a calificar de exageradas las denuncias sobre el mal estado del material y la insatisfacción que reina en la tropa por la falta de medios.

Un portavoz ministerial aseguró que, pese a los problemas de material, ninguno de los compromisos internacionales del Bundeswehr se encuentra amenazado y no ha habido hasta ahora queja alguna por parte de otros países aliados sobre el rendimiento de los militares germanos. El general inspector del Bundeswehr, Volker Wieker, rechazó de plano las críticas de Bertels y afirmó que el Ejército germano está suficiéntemente equipado para asumir sus compromisos con la Otan. «Les aseguro que hasta el 30 de junio próximo Alemania tendrá lista su aportación para la fuerza de intervención inmediata de la alianza con todo el material necesario para cumplir esa misión», afirmó Wickers.

Preocupación en Alemania por el deficiente equipamiento del Ejército