martes 26/1/21

El presidente de Irán y Biden intentan salvar el acuerdo nuclear

Rohani se opone a la decisión del Parlamento de prohibir inspecciones y enriquecer uranio
Protestas en Teherán con la quema de imágenes de Trump y Biden. ABEDIN TAHERKENAREH
Protestas en Teherán con la quema de imágenes de Trump y Biden. ABEDIN TAHERKENAREH

A falta de contactos directos, Hasan Rohani y Joe Biden se envían sus primeros mensajes a través de los medios y redes sociales para intentar salvar el acuerdo nuclear. Veinticuatro horas después de que el Parlamento en Teherán diera su aprobación preliminar a una ley para poner fin a las inspecciones de las instalaciones nucleares, el presidente Hasán Rohani mostró su oposición a esta decisión de la Cámara y su ministro de Exteriores, Javad Zarif, tendió la mano a la nueva Administración estadounidense para volver al acuerdo nuclear firmado en 2015, pero le dejó claro que «no renegociaremos un acuerdo que ya negociamos».

En declaraciones al diario ‘The New York Times’, Biden admitió que «va a ser difícil», pero insistió en que su intención es ofrecer a Irán un «camino creíble de regreso a la diplomacia».

El Parlamento iraní reaccionó al asesinato del científico nuclear Mohsen Fajrizadeh con la aprobación de una ley para limitar el trabajo de los investigadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) si en un plazo de dos meses no se levantan las sanciones. Se trata de una medida simbólica ya que la Cámara no tiene autoridad sobre la política nuclear del país, que es competencia del Consejo de Seguridad Nacional.

En todo caso, Rohani criticó ese acuerdo parlamentario «porque va en detrimento de la vía de las actividades diplomáticas». El clérigo moderado basó su victoria en las urnas en los dos últimos comicios en los beneficios que este acuerdo debía reportar al país, pero los últimos cuatro años de Donald Trump y de sanciones han hundido la economía de la república islámica.

Al tándem formado por Rohani y Zarif, artífices del acuerdo nuclear firmado en 2015 cuando Barack Obama estaba en la Casa Blanca y Biden era su número dos, le quedan apenas seis meses para intentar resucitar el acuerdo. Irán celebra elecciones en junio y todo apunta a que, como ocurrió en los comicios legislativos, se imponga la corriente ultraconservadora.

La cuenta atrás está en marcha y Biden sabe que deberá afrontar con rapidez la situación. «Se habla mucho sobre misiles de precisión y toda una gama de otras cosas que están desestabilizando la región... pero la mejor manera de lograr cierta estabilidad «es lidiar con el programa nuclear» de Teherán, según declaró el próximo presidente estadounidense en la entrevista concedida al diario neoyorquino.

El responsable de Exteriores iraní recogió el guante de Biden y le pidió dejar atrás para siempre «la política deshonesta» de su antecesor. Pese a que los iraníes cumplían todo lo pactado, según los informes de la AIEA, Trump se retiró de manera unilateral del acuerdo en 2018 y volvió a imponer sanciones.

Ante las exigencias que planteaba Trump sobre la necesidad de extender los términos del acuerdo al programa balístico, el diplomático iraní fue claro y dijo que «Estados Unidos debe cesar sus violaciones del derecho internacional. No se requiere ninguna otra negociación».

Y respecto a la imposición de castigos, Irán ha dado una serie de pasos que le alejan del texto acordado, pero desde el Gobierno insisten en que son reversibles y volverán a respetar todo lo pactado en cuanto Washington retire las sanciones.

Mientras, Trump aseguró ayer que le ha «decepcionado» el fiscal general del país, William Barr, quien dijo esta semana que no había encontrado pruebas de fraude en las elecciones del mes pasado, mientras crecen los rumores de que podría despedirle.

«Deberían estar investigando todo este fraude (...) y no han mirado demasiado, lo cual es una decepción, para serle honesto, porque hay un fraude masivo».

El presidente de Irán y Biden intentan salvar el acuerdo nuclear
Comentarios