miércoles. 01.02.2023
Ambos países intentan normalizar sus relaciones tras dos años de graves tensiones

El primer ministro indio y el de Pakistán tienen su primer contacto directo

Vajpayee será recibido hoy por el presidente paquistaní tras solicitar una entrevista
El primer ministro indio, Atal Behari Vajpayee, saluda al presidente de Pakistán, Pervez Musharraf
El primer ministro de la India, Atal Behari Vajpayee, y el de Pakistán, Mir Zarafullah Khan Jamali, se reunieron ayer en Islamabad, en su primer contacto directo tras dos años de graves tensiones entre las dos potencias nucleares del Sur de Asia. La reunión se produjo tras la sesión inaugural de la XII Cumbre de los siete países de la Asociación para la Cooperación Regional del Sur de Asia (SAARC) que se celebra en Islamabad, una ciudad aislada por las estrictas medidas de seguridad adoptadas por el Gobierno paquistaní. La televisión paquistaní mostró imágenes de la reunión y a los dos jefes de Gobierno conversando sonrientes, pero no se ha informado de las cuestiones que trataron. Después de esta reunión, Vajpayee solicitó una entrevista para hoy con el presidente de Pakistán, general Pervez Musharraf, una reunión no prevista hasta ayer, según dijo a los periodistas el ministro de Asuntos Exteriores indio, Yashwant Sinha. Vajpayee era el único mandatario extranjero asistente a la Cumbre de Islamabad que no había pedido reunirse con Musharraf, quien ha insistido en que la India y Pakistán deben establecer cuanto antes conversaciones directas para resolver sus problemas, entre ellos el conflicto territorial de Cachemira, para llegar a una paz definitiva tras 56 años de conflicto. Cachemira es un región del Himalaya de mayoría de población musulmana que quedó en parte bajo control indio tras la partición de Pakistán y la India después de la independencia del Reino Unido en 1947 y ha sido motivo de dos de las tres guerras libradas por las dos potencias nucleares del sur de Asia desde entonces. Ambiente de estabilidad Aprovechando la apertura de la Cumbre, Jamali abogó por «crear un ambiente político de paz y estabilidad» en la zona como requisito para «una fuerte integración económica», que es lo que pretenden promover en esta reunión multilateral. «Las diferencias y disputas han retrasado las perspectivas de una cooperación económica real en el Sur de Asia», insistió Jamali, en un llamamiento implícito a la India para abrir unas negociaciones políticas que permitan solucionar sus conflictos. Por su parte, Vajpayee dijo que el Sur de Asia, una de las regiones más pobres de la Tierra, debe «cambiar su imagen y levantarse ante el mundo». En una aparente respuesta a los planteamientos de Jamali, Vajpayee aseveró que los siete países del grupo «debemos pasar de la desconfianza a la confianza, de la discordia a la concordia y de la tensión a la paz». Sin embargo, en una entrevista con la televisión paquistaní difundida ayer, el gobernante indio dijo: «creo que debo mantener conversaciones con el señor Musharraf» sobre la cuestión de Cachemira. La India y Pakistán llegaron a una grave situación de hostilidad en diciembre del 2001, tras un atentado contra el Parlamento indio del que el Gobierno de Nueva Delhi responsabilizó al de Islamabad, que negó cualquier relación con el hecho y lo condenó.

El primer ministro indio y el de Pakistán tienen su primer contacto directo
Comentarios