martes. 28.06.2022

Ni al Royal Ascot ni a la procesión de los muy nobles caballeros. La familia real británica ha apartado al duque de York de todos los eventos oficiales. Ayer se perdió la jornada inaugural de las más monárquicas carreras de caballos del Reino Unido, las del hipódromo de Ascot, y el día anterior se ausentó del tradicional desfile de los miembros de la Nobilísima Orden de la Jarretera, que parten a pie desde el castillo de Windsor engalanados con lujosas capas de terciopelo y tocados de pluma. El nombre del príncipe Andrés estaba incluso impreso en el programa del servicio religioso que reunió en la cercana capital de San Jorge a sus hermanos, cuñadas, sobrinos y otros ilustres asistentes. Pero ni rastro del príncipe, de 62 años.

Y es que los herederos del trono británico mantienen a distancia al desprestigiado duque de York

Isabel II también se ausentó de los eventos públicos de la ceremonia nobiliaria y tampoco acudió a Ascot, a unos 10 kilómetros de su residencia de Windsor, a donde precisamente se mudarán desde Londres en septiembre Guillermo de Inglaterra, su mujer Kate Middleton y sus tres hijos: Jorge, de ocho años, Carlota, de siete, y Luis, de cuatro.

El príncipe Andrés pierde su batalla para ser visible
Comentarios