domingo. 29.01.2023
Manifestaciones contra la reforma judicial del Gobierno de Berlusconi y críticas de los jueces al Ejecutivo marcaron ayer la apertura del Año Judicial italiano, durante el cual el Abogado General ante el Tribunal de Apelación de Roma, Carmelo Calderone, dijo que la justicia «es una enferma en fase terminal». El año se abrió con ceremonias solemnes en todos los palacios de justicia, a las que acudieron muchos jueces vestidos con las togas negras y no las de ceremonia (rojas con armiño) y con la Constitución bajo el brazo, en protesta por las medidas gubernamentales. Paralelamente, fuera de los edificios se manifestó el movimiento de izquierda conocido como «Girotondo» (corros o cadenas humanas), que tiene como gran valedor al director de cine Nani Moretti. En Roma presidió el «girotondo» el escritor y pensador Paolo Flores D''Arcais, quien defendió la manifestación alegando que el Gobierno está atacando de manera continuada los valores que defiende la Carta Magna. En la ceremonia capitalina pronunció el discurso inaugural el abogado general, Carmelo Renato Calderone (el cargo de fiscal general está vacante), quien hizo un dura radiografía de la justicia, afirmando que a pesar de la aparente vitalidad «está cayendo por el vado de una espeluznante pendiente, de esperas exasperantes y que desilusionan por las prescripciones (de los delitos)». En Turín habló el fiscal general Giancarlo Caselli, quien indicó que el poder está contra los magistrados, a los que se acusa cada vez más de ser los responsables del colapso de la justicia.

Los profesionales denuncian que la justicia italiana está en «fase terminal»
Comentarios