jueves 24/9/20

Putin, dispuesto a reforzar la unión política y militar con Bielorrusia

El líder ruso garantiza su apoyo a Lukashenko, pero le aconseja ceder parte de sus poderes
Los dos líderes durante la reunión de ayer. KREMILIN
Los dos líderes durante la reunión de ayer. KREMILIN

El presidente Vladímir Putin le dijo ayer a su homólogo bielorruso, Alexánder Lukashenko, nada más reunirse en la ciudad balneario de Sochi, en el mar Negro, que «Rusia considera a Bielorrusia su aliado más próximo» y, por tanto, «cumplirá todas sus obligaciones en el marco de los acuerdos del Estado Unitario y de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva» en sus siglas en ruso). La escena del comienzo de las conversaciones, las primeras entre ambos desde que estallaran las protestas en Bielorrusia, fue retransmitida por los principales canales de televisión de los dos países y rara vez un preámbulo negociador tan dilatado se ofrece ante las cámaras en su totalidad. Putin subrayó que «Rusia es el principal país inversor en la economía bielorrusa» y se refirió a distintos proyectos conjuntos, entre ellos el de la central nuclear construida por la empresa Rosatom en Ostrovets. El mandatario anunció, además, que el país vecino recibirá un crédito por valor de 1.500 millones de dólares y los dos dirigentes hablaron también de la distribución de la vacuna rusa ‘Spútnik V’.

«Lo importante ahora es tratar de intensificar la cooperación a todos los niveles para lograr resolver todos los problemas pendientes en este momento difícil» para Bielorrusia, le manifestó Putin a su invitado. En el terreno político, el jefe del Kremlin dijo estar al corriente de los planes de Lukashenko de reformar la Constitución para ceder parte de sus poderes al Parlamento, idea que, a su juicio, «es lógica, oportuna y conveniente». «Los bielorrusos deben ser ellos mismos quienes resuelvan la actual situación sin insinuaciones y presiones desde el exterior», dando a entender que Rusia tampoco se inmiscuirá en la actual crisis . Sin embargo, Putin ya ofreció a Lukashenko el envío de un contingente policial si la situación en las calles se «descontrola».

Antes de los comicios del 9 de agosto, el dictador bielorruso criticó los intentos de Moscú de desestabilizar la situación con el envío a Minsk de mercenarios, pero este lunes le dijo a su homólogo ruso que ha comprendido en dónde está el peligro real. Aseguró que a tan solo 15 kilómetros de la frontera, Estados Unidos ha desplegado tropas, razón por la que decidió enviar allí su Ejército. «Considero necesario que nuestros países preparen sus fuerzas armadas para contrarrestar una posible agresión exterior», dijo.

Según Lukashenko, que le agradeció a Putin varias veces y de forma encarecida su apoyo, «los acontecimientos en Bielorrusia los presentan de una forma, pero en realidad el país sigue su vida normal». Dijo que las movilizaciones tienen lugar solamente en Minsk. «Los sábados se manifiestan las mujeres, las chicas, y los domingos la gente en general, pero nadie ha atravesado ninguna línea roja».

La reunión duró casi cuatro horas y media y no terminó con la firma de ningún documento.

Putin, dispuesto a reforzar la unión política y militar con Bielorrusia