domingo 5/12/21

La rápida degradación de la situación en Hong Kong ha llevado a la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) a finiquitar sus operaciones en el territorio semiautónomo antes de que termine el presente año.

En un comunicado remitido ayer a la prensa, AI indicó que «la decisión, tomada con pesar, ha estado motivada por la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, que ha imposibilitado de manera efectiva el trabajo de las organizaciones de derechos humanos en Hong Kong de forma libre y sin miedo a graves represalias por parte del Gobierno».

La citada ley, diseñada e impuesta por Pekín y que entró en vigor el 30 de junio de 2020, pena con hasta cadena perpetua supuestos como la «secesión» o la «confabulación con fuerzas extranjeras» y ha derivado en un recorte de libertades en la excolonia británica.

Según el anuncio, la rama local de AI en Hong Kong (centrada en centra en las campañas de concienciación sobre los derechos humanos en el territorio) dejará de estar operativa el próximo día 31, mientras que la oficina regional se cerrará antes de que termine el año. La organización indicó que «todo el trabajo de la oficina regional continuará llevándose a cabo desde nuevas ubicaciones». «Durante mucho tiempo, Hong Kong ha sido una base regional ideal para organizaciones internacionales de la sociedad civil, pero la reciente focalización en grupos locales de derechos humanos y sindicatos es un síntoma de la intensificación de la campaña de las autoridades para deshacerse de todas las opiniones discordantes de la ciudad», dijo la presidenta de la junta directiva de AI«Cada vez nos es más difícil seguir operando en un entorno tan inestable. El ambiente de represión y de perpetua incertidumbre —agregó— creada por la Ley de Seguridad Nacional hace imposible saber qué actividades pueden llevar a sanciones criminales».

El rápido deterioro de la situación en Hong Kong lleva a AI a cerrar su sede
Comentarios