sábado 23/10/21
Cambio climático

Reino Unido prohíbe la venta de coches diésel y gasolina a partir de 2035

Adelanta la norma que estaba fijada para cinco años más tarde con el objetivo de reducir a cero las emisiones de CO2 para 2050

Reino Unido pisa el acelerador en busca de las cero emisiones y adelanta a 2035 la prohibición de vender automóviles diésel, gasolina o híbridos, una norma que había fijado para cinco años más tarde pero que considera indispensable para los objetivos climáticos.

El Gobierno británico justifica su decisión en que el plazo fijado retrasaba demasiado el plan de cero emisiones de CO2 para 2050 determinado por ellos y anunció que, si es posible, esta prohibición se impondrá incluso antes de 2035, aunque tendrá que ser analizado por los especialistas.

Fue el propio primer ministro Boris Johnson el que anunció este martes la decisión del Gobierno, precisamente durante un acto en Londres de promoción de la cumbre climática COP26 que se celebrará el próximo mes de noviembre en Glasgow (Escocia).

Este adelanto además fija una norma más restrictiva que la anterior, ya que además de recortar los plazos prohíbe también la venta de vehículos híbridos, cuando en un primer momento solo afectaba a los diésel y gasolina. En cambio, la nueva decisión supone que salgan del mercado todos los vehículos de combustión y los ciudadanos solo puedan comprar a partir de ese momento coches eléctricos o de hidrógeno.

El 98% de los puntos críticos de aire tóxico en Reino Unido son causados por el tráfico

La organización medioambiental Transport & Environment felicitó al Ejecutivo por el compromiso, que calificó de "fundamental" para alcanzar el objetivo de 2050. De hecho, confirmó que el Gobierno tiene la intención de aplicar la medida incluso antes de la fecha fijada, si es posible, y prohibir así "todos los vehículos con motor". Asimismo, agradeció la claridad de que no haya un papel a largo plazo para los híbridos autorrecargables o enchufables en el futuro, ya que a mediados de la década de 2030 "todas las ventas de vehículos nuevos deberían ser de cero emisiones".

Y es que los nuevos planes excluyen también los combustibles líquidos renovables, ya sean biocombustibles avanzados o electrofuel, que la organización considera que "no tienen un papel a largo plazo en el transporte por carretera pero que serán importantes para la descarbonización de la aviación".

El mercado de los automóviles eléctricos en Reino Unido es muy importante y las estimaciones hablan de que las ventas se dupliquen este año hasta suponer el 3% del total del mercado (en España no llega al 1%) y vuelvan a crecer en 2021 hasta llegar al 7%.

El 98% de todos los puntos críticos de aire tóxico en Reino Unido son causados por el tráfico, con ciudades como Londres con una calidad del aire muy baja y donde se llevan tomando medidas para reducir el transporte privado por carretera desde hace varios años. Además, el Gobierno ha calculado que los automóviles son la causa de más del 60% de las emisiones de CO2 del transporte.

En España el planteamiento del Gobierno es que como máximo en 2040 los turismos cuenten con unas emisiones de cero gramos de CO2 por kilómetro, una medida similar a la probada recientemente en Francia que prevé la prohibición en la venta de vehículos de combustión interna a partir de ese mismo año.

Reino Unido prohíbe la venta de coches diésel y gasolina a partir de 2035