lunes. 30.01.2023
Bagdad vivió ayer otra jornada más de violencia con la muerte de un veintenar de personas en diversos ataques. El más grave se produjo a primera hora de la mañana cuando un grupo de hombres armados asaltó el convoy en el que viajaba el gobernador de la ciudad, Alí al Haidari, que murió en el acto junto a seis de sus escoltas. Horas antes, también en la capital, un camión bomba explosionó cerca de las dependencias de la Guardia Nacional en la Zona Verde y causó la muerte de diez personas y heridas a otras 50. Otro ataque de los insurgentes mató a tres soldados estadounidenses. Alí al Haidari viajaba en un convoy formado por seis vehículos blindados a primera hora de la mañana. Tras salir de su casa, en el barrio de Al Jama, al oeste de la ciudad, se dirigieron al barrio de Hurriya, al norte, cuando más de una decena de hombres abrieron fuego desde diferentes puntos contra sus ocupantes, según informó el jefe de este cuerpo de seguridad, quien se identificó como mayor Mazen. El gobernador, que ya había sufrido otro intento de asesinato el año pasado, murió en el acto. Alí al Haidari es el dirigente de mayor rango asesinado hasta la fecha.

La resistencia iraquí mata a balazos al gobernador de Bagdad y a sus escoltas
Comentarios