sábado 4/12/21

El tribunal de Palermo va a brindar a Matteo Salvini la posibilidad de seguir presentándose como una víctima de la Justicia italiana. El líder de la Liga, un partido que lleva meses de capa caída en las encuestas al desplomarse desde el 34,3% de las elecciones europeas de 2019 hasta el 20% actual, está acusado de privación de libertad y abuso de autoridad al impedir el desembarco de los 160 inmigrantes que llevaba a bordo el barco de la ONG española Open Arms. Los hechos tuvieron lugar en agosto de 2019, cuando Salvini era ministro del Interior, y podrían costarle hasta quince años de cárcel.

En la audiencia celebrada ayer en los juzgados de la capital siciliana, el tribunal admitió a todos los testigos presentados, entre ellos Giuseppe Conte, jefe de Gobierno cuando se produjo el posible delito, y el actor Richard Gere, que colaboró con la nave de Open Arms. También están citados los actuales ministros del Interior y de Asuntos Exteriores, Luciana Lamorgese y Luigi Di Maio, respectivamente. El juicio se retomará el 17 de diciembre, cuando comenzará a escucharse a los primeros testigos comunes de defensa y acusación, que serán oficiales militares.

A su salida del tribunal, Salvini consideró que se trataba de un "proceso político organizado por la izquierda". Tras explicar que al impedir durante días el desembarco de los inmigrantes que llevaba a bordo la nave de Open Arms no hacía más que cumplir con su deber como ministro y ciudadano de "proteger las fronteras" de su país, el líder de la Liga tachó el caso de "surrealista". "¿Es serio un proceso en el que vendrá desde Hollywood para declarar sobre mi 'maldad' Richard Gere? Espero que dure lo menos posible", comentó Salvini, que aseguró que si se cruza en el tribunal con el actor estadounidense aprovechará para pedirle un autógrafo para su madre.

Acusado de secuestro "Cuento con que sin que se pierdan demasiados meses y sin que se gaste demasiado dinero de los contribuyentes italianos, también el tribunal de Palermo llegue a la misma conclusión que el Catania", afirmó. El pasado mes de mayo el juez de instrucción preliminar de Catania absolvió a Salvini en un episodio similar, el 'caso Gregoretti', en el que estaba acusado de secuestro de personas y abuso de autoridad por impedir que desembarcaran 131 inmigrantes de una nave militar italiana en julio de 2019, cuando era igualmente ministro del Interior en el primer Gobierno liderado por Conte.

En el proceso por el 'caso Open Arms' se presentaron como parte civil el Ayuntamiento de Barcelona y el de Palermo, así como varias asociaciones en defensa de los derechos de los migrantes. "Espero que no se lea en clave política un acto como la protección de la vida en el mar. Salvar personas no es un delito. Es una obligación no solo del capitán del barco, sino de todos los países. Facilitar un puerto seguro para que desembarquen no tiene nada que ver con la situación política", comentó Oscar Camps, fundador de la ONG española. "Es un acto humanitario", sentenció.

Richard Gere y Giuseppe Conte, testigos del 'caso Open Arms' en Italia
Comentarios