jueves 29/10/20

Los ríos se desbordan en China y causan dos millones de desplazados

Chongqing es una ciudad extraña. Se caracteriza por dos peculiaridades: está construida en colinas que la hacen impracticable para las bicicletas y se encuentra en la confluencia de dos gigantescos ríos, el Yangtsé y el Jialin. La primera característica la protege frente a las inundaciones, pero la segunda hace que las zonas bajas de esta megalópolis sean especialmente vulnerables a la crecida de los ríos. Y ahora registran ya niveles peligrosos. «No ha parado de llover en semanas, y nunca había visto las corrientes tan fuertes», cuenta Zhang Wei, un jubilado que suele acercarse a la orilla a pescar, y que señala el nivel que marca el agua en los pilares de un puente. «Antes se podía discernir la diferencia en el color de ambos caudales en el punto en el que se encuentran. Ya no», añade. Y es cierto. Desde lo alto del recién inaugurado rascacielos horizontal Raffles, ambos ríos son una violenta mancha marrón.

Mucho más están sufriendo en otras localidades menos preparadas: 433 ríos se han desbordado, 33 han rebasado el nivel más alto registrado en la historia, y las inundaciones en pequeñas ciudades más expuestas han dejado más de 150 muertos y desaparecidos.

El número de desplazados supera ya los 2,2 millones, 34 millones se han visto afectados, y la posibilidad de nuevas lluvias torrenciales han resucitado el fantasma de las que en 1998 dejaron casi 4.000 muertos. Afortunadamente, la China de hace dos décadas tiene poco que ver con la de hoy, mucho mejor preparada para hacer frente a estas situaciones: las autoridades del país más poblado del mundo decretaron el pasado domingo el nivel 2 de alarma, y el Ejército ya ha sido desplegado en las zonas más vulnerables. Los soldados construyen diques de contención con sacos terreros y rescatan a los residentes que han quedado atrapa

Los ríos se desbordan en China y causan dos millones de desplazados