martes 17/5/22
                      El crucero de guerra ruso Marshall Ustinov ayer, en aguas de conflicto. RUSSIAN DEFENSE MINISTERY
El crucero de guerra ruso Marshall Ustinov ayer, en aguas de conflicto. RUSSIAN DEFENSE MINISTERY

Rusia estudia «sin optimismo» la respuesta de Estados Unidos a sus demandas de seguridad, en especial sobre su categórica oposición a la ampliación de la Otan, una reacción de la que dependerá el desenlace de la actual tensión militar con Ucrania.

«No hay muchos motivos para el optimismo», dijo ayer el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, durante su rueda de prensa diaria.

Más de un mes tardó Occidente en responder por escrito a las propuestas de garantías de seguridad que le presentó Moscú en forma de tratados vinculantes. Ahora, Moscú también se tomará su tiempo, aunque la presión diplomática sobre el Kremlin va en aumento.

Aunque el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, no quiso desvelar el contenido de la respuesta a petición de sus colegas occidentales, dejó claro que «en el documento no hay una reacción positiva sobre el asunto principal»: la política de puertas abiertas de la Otan. «El asunto principal es nuestra clara postura sobre la inadmisibilidad de una nueva ampliación de la Otan hacia el este y el despliegue de armamento ofensivo que pueda amenazar el territorio de la Federación Rusa», argumentó.

Lavrov aludió para explicar esa respuesta negativa a las declaraciones del secretario de Estado de EE UU, Antony Blinken, sobre que la contestación aliada había sido consensuada «con los ucranianos», que incluyeron en su Constitución la entrada en el bloque aliado.

Insistió en que cuando se unificó Alemania los líderes occidentales prometieron «verbalmente» que la Otan no se expandiría «ni un palmo al este del río Óder», pero que ahora hacen oídos sordos a las reclamaciones rusas.

Y lamentó que la actitud aliada sólo permita pensar «en el inicio de una conversación seria, pero sobre asuntos secundarios», es decir, control de armas y transparencia en maniobras militares.

INCUMPLIMIENTO DE ACUERDOS

A su vez, Lavrov adelantó que Rusia enviará «en breve» nuevas reclamaciones por escrito a «todos los países occidentales», incluido EE UU, por su incumplimiento de los acuerdos suscritos en el marco de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (Osce). Se trata de las declaraciones de Estambul (1999) y de Astaná (2010) sobre la «seguridad indivisible», principio que sus firmantes consideraron entonces «sagrado». «Primero: se reconoce el derecho de cada Estado a elegir libremente alianzas militares. Segundo: la obligación de cada Estado de no reforzar su seguridad a costa de la seguridad de otros», destacó.

En otras palabras, añadió: «El derecho a la elección de alianzas está claramente condicionado por la necesidad de valorar los intereses de seguridad de cualquier otro Estado de la Osce.

Rusia estudia «sin optimismo» la respuesta de EE UU a sus demandas
Comentarios