viernes 22/1/21

Rusia hace oídos sordos y defiende la ofensiva de Al Asad en Idlib

El Ejército turco perdió el jueves a 33 soldados en un bombardeo sirio en la localidad
El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, defiende al Ejército sirio.
El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, defiende al Ejército sirio.

Rusia hace oídos sordos a los llamamientos de Occidente para que frene la ofensiva militar del Ejército sirio en la provincia de Idlib y, pese al agravamiento de la situación y las cada vez mayores tensiones con Turquía, continúa defendiendo y apoyando sin miramientos las acciones del régimen de Bachar al Asad.

La ONU y las potencias occidentales del Consejo de Seguridad, la Unión Europea y la Otan, todos han aumentado en las últimas horas la presión sobre Siria y Rusia para que detengan su avance en Idlib, último bastión opositor y donde los combates han desplazado a más de 900.000 personas desde diciembre, según Naciones Unidas. Pero Rusia se mantiene fiel a Damasco y dirigía ayer de nuevo los dardos contra Turquía, que perdió el jueves a 33 soldados en un bombardeo sirio en Idlib, elevando así la cifra de militares turcos fallecidos en Siria este mes a 54.

«En respuesta a las constantes violaciones del régimen del alto el fuego dentro de la zona (de desescalada) de Idlib, el Ejército sirio tiene todo el derecho a responder, aplastar a los terroristas», declaró ayer el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov. «Nosotros no podemos prohibir al Ejército sirio cumplir con los requisitos mencionados en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre una lucha sin cuartel contra el terrorismo en todas sus formas y expresiones», destacó.

Tanto Lavrov como el Ministerio de Defensa y el Kremlin quisieron ayer subrayar que Rusia no tiene culpa alguna en el ataque mortal sirio contra unidades turcas, dado que Ankara no había avisado de su presencia en la zona del bombardeo, extremo desmentido ayer por el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar.

«Los militares turcos que cayeron bajo el fuego de las tropas sirias el 27 de febrero combatían junto a grupos terroristas. Según los datos entregados por la parte turca al Centro de Reconciliación Ruso en estas coordenadas no debía haber ninguna unidad del Ejército turco», insistió ayer la cartera rusa de Defensa. Además, desde todos los frentes recordaron ayer en Moscú que Turquía no ha cumplido los acuerdos alcanzados en septiembre de 2018 en Sochi por los presidentes ruso y turco, Vladímir Putin, y Recep Tayyip Erdogan, ya que Ankara tenía que haber separado a «la oposición normal de los terroristas» en Idlib y desmilitarizado la zona.

Rusia hace oídos sordos y defiende la ofensiva de Al Asad en Idlib
Comentarios