viernes 27/5/22

Moscú prohibió ayer la entrada a Rusia del primer ministro británico, Boris Johnson, y de varios altos cargos de su gobierno, como respuesta a las sanciones impuestas por Londres y, en última instancia, el anuncio de que el Ejecutivo está dispuesto a enviar expertos militares que adiestren a las tropas ucranianas.

El Ministerio de Exteriores señaló que considera «acciones hostiles» los castigos que el Reino Unido ha impuesto a oligarcas y altos cargos rusos; entre ellos, el bloqueo de propiedades y el veto también a entrar en las islas. «Los dirigentes británicos están agravando deliberadamente la situación en torno a Ucrania, entregándole al régimen de Kiev armas letales y coordinando esfuerzos similares en nombre de la Otan», añade el comunicado del Kremlin. «Esta medida fue tomada como una respuesta a la desenfrenada campaña informativa y política destinada a aislar a Rusia de forma intencional, para crear las condiciones para lastrar a nuestro país y estrangular a nuestra economía», subraya el departamento que también veta al viceprimer ministro, Dominic Raab, a la titular de Relaciones Exteriores, Liz Truss, al secretario de Defensa, Ben Wallace, a la exprimera ministra Theresa May y a la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon.

En respuesta a la sanción, las autoridades británicas mostraron ayer su absoluto respaldo a Ucrania y declararon, mediante un comunicado del Ministero de Exeriores, que «Reino Unido y sus socios internacionales permanecen unidos en su condena a las acciones reprochables del Gobierno ruso sobre Ucrania y piden al Kremlin que pare la guerra».

Rusia prohíbe entrar en su territorio a Boris Johnson
Comentarios