viernes 27/5/22

El patriarca Cirilo, líder de la Iglesia ortodoxa rusa y sostén religioso del presidente Vladímir Putin, cuyo régimen llegó a calificar en 2012 de «milagro de Dios», va a ser incluido en el nuevo paquete de sanciones aprobadas por la Comisión Europea contra personalidades que apoyan la invasión de Ucrania ordenada por Moscú. Cirilo, de 75 años y cuya fortuna se estima entre los 4.000 y los 8.000 millones de dólares, hará así honor al sobrenombre con el que se le conoce en algunos círculos, el ‘oligarca eclesiástico’; aunque como ha ocurrido también con otros magnates rusos ya antes castigados por Bruselas, las sanciones pueden incluso acabar reforzando su posición. «Van a ser una medalla para el patriarca. Las presentará como una justificación ulterior de por qué Rusia ha tenido que emprender esta guerra», explica Stefano Caprio, profesor de historia y cultura rusa en el Pontificio Instituto Oriental de Roma y amplio conocedor del mundo eclesiástico ortodoxo. «Aunque ahora mismo se combate en Ucrania por cuestiones territoriales e históricas, el verdadero enfrentamiento para Rusia es contra Occidente, para tratar de frenar la globalización y su ideología liberal», afirma este experto, autor del ensayo ‘El zar de vidrio’, publicado en italiano. Antes de que se confirme la aprobación del sexto paquete de sanciones contra Rusia, el Patriarcado de Moscú ya ha clamado contra la posibilidad de que Cirilo vea prohibida su entrada al territorio de la Unión Europea y el congelamiento de sus bienes, castigos que Bruselas justifica alegando que es «uno de los principales apoyos de la agresión militar contra Ucrania». Es algo que el patriarca demuestra en sus sermones, en los que afirma que Rusia «nunca ha atacado a nadie en su historia», limitándose a «proteger sus fronteras».

Sanciones de la Unión Europea para el ‘monaguillo’ de Putin
Comentarios