sábado 18/9/21

El ‘señor de la guerra’ moviliza tropas, los talibanes ganan terreno

La formación integrista ha tomado ya 117 de 407 distritos afganos, el 85% de todo el país
DL11P27F1-19-53-42-0.jpg

Los talibanes continúan ganando terreno en Afganistán con la captura de dos nuevos distritos poblados por la perseguida minoría chií hazara, mientras Estados Unidos se apresura por retirar a sus tropas y el ex ‘señor de la guerra’ Ismail Khan moviliza a cientos de combatientes en el oeste del país.

La formación insurgente ha capturado ya 117 de los 407 distritos afganos, y afirmó controlar el 85 % del país. «Los centros de distrito de Shekh-Ali y Surkhi-Parsa cayeron ante los talibanes ayer por la noche», aseguró un alto funcionario de Parwan, que pidió el anonimato.

El gobernador de Shekh-Ali, Rizadad Nazari, explicó que el distrito cayó tras intensos combates con los talibanes.

Sin embargo, los combatientes insurgentes no encontraron resistencia en Surkhi-Parsa, ya que los quince policías presentes en el distrito huyeron antes de la llegada de los talibanes, dijo un funcionario local que pidió el anonimato.

La oficina de prensa del gobernador de Parwan declaró que las fuerzas de seguridad planean lanzar una ofensiva para recuperar el control de los dos distritos.

El principal portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, afirmó en un breve comunicado que «las fuerzas enemigas fueron expulsadas de los centros de distrito y todos los edificios están bajo el control de los muyaidines».

Estas zonas se encontraban entre las más seguras del país en las últimas dos décadas de guerra, ya que la comunidad étnica ha impedido que los combatientes operaran en sus áreas.

La minoría hazara es objetivo habitual de atentados terroristas que han causado miles de víctimas, sobre todo por parte del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que los considera apóstatas, mientras los talibanes se suelen distanciar de los ataques directos contra civiles.

El país asiático registró combates especialmente en 11 de las 34 provincias, en los que según el Ministerio de Defensa afgano murieron 191 combatientes talibanes y otros 102 resultaron heridos.

En la provincia occidental de Badghis, los talibanes lanzaron un nuevo ataque a la capital, Qala-e-Naw, aunque, según un comunicado de la oficina del gobernador, fueron rechazados tras horas de combates.

El gobernador de Badghis, Hisamuddin Shams, afirmó hoy en un comunicado que dos miembros del consejo provincial se han unido a los talibanes.

La ciudad fue brevemente capturada por la formación insurgente el pasado miércoles, la primera capital provincial en caer bajo control talibán desde la firma de un acuerdo de paz con Estados Unidos en febrero de 2020, aunque las fuerzas de seguridad expulsaron a los combatientes.

También la provincia occidental de Herat, considerada hasta hace poco como una de las más seguras del país, ha sido escenario de violentos enfrentamientos.

En la noche del jueves, los talibanes capturaron dos ciudades fronterizas en esta provincia que conectan la actividad comercial de Afganistán con sus vecinos Irán y Turkmenistán. Las autoridades del país asiático afirmaron que están preparando un contraataque. «Estamos trabajando en reorganizar a nuestras fuerzas y lanzaremos una serie de ofensivas contra los talibanes. La situación de seguridad va a mejorar dentro de poco», declaró el gobernador de Herat, Sabour Qani, .

El gobernador señaló además que cientos de milicianos y civiles fieles al exseñor de la guerra Ismail Khan están listos para unirse a la ofensiva de las fuerzas de seguridad.

Khan afirmó el viernes durante una rueda de prensa que movilizará a «miles de simpatizantes armados» para combatir a los talibanes en Herat, y prometió también capturar otras áreas en el oeste de Afganistán.

El armamento de civiles bajo el mando de Khan en Herat forma parte de un fenómeno más amplio en todo el país, con varios comandantes exmuyaidines o antiguos señores de la guerra que han llamado a sus propias tropas a combatir a los talibanes, en ocasiones con apoyo y armamento del Gobierno.

Los talibanes comenzaron la virulenta ofensiva el pasado 1 de mayo, cuando Estados Unidos y la OTAN iniciaron el proceso de retirada de tropas internacionales tras dos décadas de conflicto.

El ‘señor de la guerra’ moviliza tropas, los talibanes ganan terreno
Comentarios