viernes. 03.02.2023
La decisión adquiere el carácter de histórica y despeja el camino para la autonomía del Ulster

El Sinn Fein desbloquea la paz tras dar el «sí» a la policía norirlandesa «El IRA ha ganado la guerra, ganemos ahora la paz»

A los unionistas no les quedan más excusas para aceptar a los republicanos en el nuevo Gobierno
El Sinn Fein, partido asociado con el IRA, decidió por aplastante mayoría que sus representantes se incorporen a los órganos de gobierno del Servicio de Policía en Irlanda del Norte (PSNI) cuando el Ejecutivo autonómico compartido sea restaurado tras las elecciones planeadas para el próximo mes de marzo. Los delegados votaron a mano alzada, quizás con una mayoría del 90% o 95% de los delegados, la propuesta por la ejecutiva del partido, que compromete a la formación política a participar en la administración de una Policía hoy en manos de las autoridades británicas y cuya transferencia a la autonomía norirlandesa no tiene en estos momentos un plazo acordado. La decisión se tomó en un debate público entre los delegados del partido, que tiene unos seis mil militantes. Dos delegados de cada agrupación local, que no deben tener más de veinte miembros, según los estatutos del partido, tenían el derecho al voto. Aunque la presencia de unos novecientos delegados arroja dudas sobre la matemática representativa del voto. El presidente de Sinn Fein, Gerry Adams, había pedido en su discurso inaugural del congreso la incorporación a la Policía británica en Irlanda del Norte «para introducir más cambios y lograr una Policía responsable, civil, que no sea partidista, para toda nuestra población». Adams, que afirmó que «el republicanismo nunca debe ser elitista, dogmático o militarista», dedicó buena parte de su discurso a reivindicar como un éxito de su partido el reciente informe de la Defensora del Pueblo ante la Policía, en el que se advierten fuertes indicios de que un agente infiltrado fue responsable de diez asesinatos. También hay sospechas menos fundadas que vinculan al agente con otros cinco homicidios. Tácticas y emociones El responsable de la negociación sobre cuestiones de seguridad, Gerry Kelly, ofreció una visión más partidista y táctica de las aspiraciones del Sinn Fein. «Tenemos que quebrar los argumentos de nuestros oponentes», dijo Kelly. «Tenemos que evitar que nuestros oponentes se unan contra nosotros». Conscientes de que ésta es una decisión que pone punto final a su larga tradición política de insurrección para todo efecto práctico, los dirigentes del Sinn Fein se esforzaron en mostrar respeto hacia los disidentes y pidieron el mantenimiento de la unidad. Martin McGuinness dijo que era 'el Dia D de los republicanos' y fue un poco más lejos. Relató una reunión celebrada la pasada semana con familiares de miembros del IRA muertos. Al principio de la reunión, el representante de una familia se puso en pie, leyó una declaración opuesta a la línea marcada por la dirección y abandonó la sala. «Mi corazón también se fue con ellos», dijo McGuinness. Que tuvo que detenerse, porque la emoción le pudo y se le quebró la voz. Era, en la historia pública del proceso de paz, una escena inédita de emoción en el liderazgo republicano. «Pero mi cerebro se quedó», dijo el dirigente histórico del IRA cuando se repuso. Y luego calentó la sala con su estilo acostumbrado. Recordó que, cuando fue nombrado consejero de Educación en un Ejecutivo de breve duración, entró en el edificio ministerial entre símbolos unionistas y con funcionarios que servían a la Corona británica. «Y yo tuve que explicarles, de manera educada y agradable, que yo era el jefe», dijo McGuinness. La sombra del IRA nunca estuvo lejos. Gerry Adams ofreció en su discurso un pasaje que para los asistentes, muchos entre ellos con una historia de militancia en el grupo terrorista irlandés, tenía una interpretación inequívoca. Que la dirección del IRA- inactivo, pero no disuelto- está ahora del lado de la ley. «Yo me decidí (sobre el apoyo a la Policía) hace poco tiempo», dijo Adams. «Hace unos dos meses reuní a un pequeño grupo de muy importantes republicanos, activistas muy experimentados, y les pedí que me diesen recomendaciones como presidente del partido sobre cómo debía actuar en este momento». «Me hicieron dos recomendaciones», siguió el relato de Adams. «Primero, que el avance estratégico de la lucha republicana en este momento requiere un acuerdo sobre la Policía». «Y, en segundo lugar, que el acuerdo sobre la policía tiene que ser aceptable para los republicanos». AUTONOMÍA PARADA Por un proceso de espionaje del Ejército Republicano Irlandés (IRA) en la Asamblea Norirlandesa El IRA ha ganado la guerra, ganemos ahora la paz», dijo uno de los delegados en el debate. Hagamos lo que los unionistas no quieren que hagamos. Apartemos la última hoja de parra de Ian Paisley para negarse a compartir Gobierno con nosotros. Eran los argumentos comunes de los partidarios, junto a los insultos a los 'asesinos' de las fuerzas británicas. Los opuestos a la moción ofrecían argumentos recurrentes. Si cruzamos este trecho, no podemos regresar. Los rebeldes irlandeses nunca han aceptado a lo largo de la historia el dominio británico.«Confiamos en la dedicación de quienes proponen esta moción, pero decisiones que en el pasado han sido presentadas como tácticas se han convertido en permanentes. Éste es un paso excesivo», argüían.Buena parte de las opiniones contrarias fueron expresadas por delegados más jóvenes, mientras que el liderazgo recibió un respaldo masivo de la parte institucional del partido, implicada en las batallas electorales en el norte y en el sur, abiertas como consecuencia del proceso de paz. Pero insistentemente, los mismos disidentes invocaban la unidad del partido.

El Sinn Fein desbloquea la paz tras dar el «sí» a la policía norirlandesa «El IRA ha...
Comentarios