jueves 6/8/20

Un sobrino de Putin preside un partido vinculado al crimen

El presidente Vladímir Putin tiene en su familia representantes de distintas profesiones, pero el único metido en política era él. Así ha sido hasta hace una semana, cuando su sobrino segundo, Román Putin, un empresario de escaso renombre, irrumpió en el Olimpo político de Rusia. Y es que, durante un misterioso congreso celebrado el día 5 en Moscú, fue elegido líder de la hasta ahora desconocida formación El Pueblo contra la Corrupción.

La frase que da nombre a este extraño partido resulta sarcástica viniendo de alguien que la gente en el país percibe como integrado, si no en los círculos de poder, sí al menos en la élite opulenta, que lo ha sido gracias al nepotismo y a los turbios manejos con los que se llevó a cabo la privatización de la propiedad estatal tras la desintegración de la Unión Soviética.

Los años de plomo

La década de los 90, cuando algunos de los magnates vinculados a Putin y su familia amasaron su fortuna, se llama en Rusia los «años del plomo» por la cantidad de asesinatos y ajustes de cuentas perpetrados por las mafias. De hecho, según sostiene el periodista Serguéi Kánev, «en el partido del sobrino de Putin hay personas vinculadas al mundo del crimen (...) según figura en la base de datos del Ministerio del Interior» ruso. El Pueblo contra la Corrupción fue fundado en 2013 por un tal Grigori Anísimov, que ha figurado como su presidente hasta la proclamación de Román Putin como nuevo líder. El partido, según constata la prensa rusa, apenas ha tenido actividad en los últimos años ni tiene diputados en el Parlamento federal ni en ninguna asamblea local. Tras una comprobación efectuada por el Ministerio de Justicia en 2018, se descubrió que la formación tenía sus cuentas bancarias con saldo negativo y las oficinas en 12 regiones de Rusia existían sólo en los papeles. La sanción consistió en la suspensión de toda actividad, ya de por sí muy mermada, durante dos meses. El pasado mes de junio, cuando Román se afilió al partido, todo cambió. Se formaron coaliciones con varios grupos políticos residuales, se inició una importante campaña de publicidad y se puso en orden la página web.

Un sobrino de Putin preside un partido vinculado al crimen