viernes. 02.12.2022
Las dos surcoreanas enfermas fueron entregadas a la Media Luna Roja

Los talibanes liberan a dos rehenes y exigen un acuerdo para el resto

Los integristas piden una negociación para excarcelar a varios presos insurgentes
El grupo talibán que secuestró a 23 surcoreanos hace casi un mes en Afganistán ha asegurado que, tras liberar ayer a dos mujeres, no pondrá en libertad a ningún otro rehén mientras el Gobierno no excarcele varios presos insurgentes. El portavoz talibán, Mohammed Yousif Ahmadi, afirmó que las dos rehenes, dos mujeres «enfermas», fueron entregadas a la Media Luna Roja en Ghazni, pero añadió que los secuestradores no tienen intención de liberar a ningún otro surcoreano a menos que Kabul acepte canjearlos por prisioneros talibanes. Los insurgentes han reclamado desde el inicio del secuestro la excarcelación de varios presos de la prisión de Pul-e-Charkhi, en las afueras de Kabul, pero hasta el momento el Gobierno afgano ha rechazado la demanda. El pasado viernes una delegación surcoreana emprendió negociaciones directas con los secuestradores en la ciudad de Ghazni con la ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja (Icrc), y ayer se produjo la liberación, largamente esperada, de las dos surcoreanas que, según los secuestradores, estaban enfermas. El Gobierno de Seúl, que también confirmó su liberación, precisó se trata de Kim Gina, de 32 años, y Kim Kyung-ja, de 37. Otros 19 surcoreanos, en su mayoría mujeres, siguen en manos de los talibanes, que ejecutaron a dos de los rehenes a los pocos días del secuestro porque, aseguraron, el Gobierno afgano no había respondido «positivamente» a sus demandas. Las dos rehenes, enfermas La liberación de Kim Gina y Kim Kyung-ja se produjo tras tres días de negociaciones entre los talibanes y una delegación surcoreana en las oficinas de la Media Luna Roja en Ghazni. Tras alcanzar un acuerdo, los secuestradores pusieron primero a las surcoreanas bajo custodia de un grupo de líderes tribales del distrito de Antar, a 45 kilómetros de la ciudad de Ghazni, y luego éstos las trasladaron hasta el lugar acordado con los delegados de Cruz Roja Internacional. En el momento de su liberación, las dos mujeres estaban «llorando», explicó un testigo presencial, quien añadió que las surcoreanas «no se encontraban en buenas condiciones de salud».

Los talibanes liberan a dos rehenes y exigen un acuerdo para el resto
Comentarios