martes. 28.06.2022

Los talibanes piden ayuda tras un terremoto que deja más de mil muertos

El seismo, de 5,9 grados, deja el país con miles de heridos y centenares de casas destruidas
                      Imagen de un niño herido por el terremoto en Afganistán. STRINGER
Imagen de un niño herido por el terremoto en Afganistán. STRINGER

Afganistán va de castigo en castigo. El último se produjo la noche del martes en forma de un terremoto de 5,9 grados en la escala de Richter que deja más de mil muertos, miles de heridos y miles de casa destruidas. La tierra tembló en la provincia de Paktika, al sureste del país y en plena frontera con Pakistán y el epicentro se situó a unos 50 kilómetros al sur de la ciudad de Khost, según el Departamento Meteorológico situado en Islamabad, donde también se sintió el temblor. Los talibanes reunieron al gabinete de emergencia y pidieron «ayuda a la comunidad internacional y organizaciones humanitarias en un momento tan duro para el país». Desde el Ministerio de Estado para Gestión de Desastres anunciaron ayudas de 100.000 afganis (1.000 euros al cambio) para las familias de los fallecidos y 50.000 afganis (500 euros) para los heridos y el Ministerio de Defensa envió cinco helicópteros para facilitar las evacuaciones médicas. En las imágenes difundidas por los medios locales se ve a vecinos y equipos de rescate sacando cuerpos entre los escombros ayudados picos y palas. Se trata de una zona agrícola muy humilde, donde las construcciones son básicas y no han resistido un temblor que sorprendió a los vecinos cuando dormían. Samantha Mort, portavoz de Unicef, alertó en una entrevista concedida a Al Jazeera que «la situación empeora cada hora que pasa» y desde Naciones Unidas y la Unión Europea (UE) respondieron al llamamiento talibán con el «despliegue de equipos de evaluación» en las zonas afectadas. Los islamistas están a punto de cumplir un año en el poder desde que reconquistaron Kabul y no hay mes en el que no tengan que hacer frente a un desastre natural, aunque esta vez se trata del mayor terremoto de los últimos años. Según los datos ofrecidos por la ONU, en la última década los temblores de tierra han matado al menos a 7.000 afganos. El organismo internacional recuerda que el país está ubicado sobre una zona tectónicamente muy activa.

Las fuertes lluvias y el viento que azotan la zona no permitieron que varios de los helicópteros aterrizaran esta tarde por lo que el traslado de los heridos a los centros hospitalarios se están llevando a cabo por carreteras convencionales que han sido cortadas al tráfico civil. «Por el momento, al menos 130 heridos han sido trasladados» e ingresados en hospitales, apuntaron, que señaló que hasta 1.800 viviendas han sido destruidas y dañadas en Gayan, lo que representa el 70 por ciento del total de viviendas del distrito. Más allá del envío de asistencia y suministros médicos, la organización solicitó el apoyo del programa Wash, encargado de sanear e higienizar el agua para permitir el consumo humano, y evitar así las posibles enfermedades que pueda desencadenar su contaminación por este tipo de catástrofes naturales.

Por su parte, el representante de Unicef en Afganistán, Mohamed Ayoya, alertó de la situación de vulnerabilidad en la que el terremoto deja a miles de niños.

Los talibanes piden ayuda tras un terremoto que deja más de mil muertos
Comentarios