viernes 27/11/20

Trump recurre a sus poderes como presidente para revertir la derrota

Twitter anuncia que entregará a Biden en enero las cuentas oficiales de la Casa Blanca
Donald Trump ayer, jugando al golf en vez de participar en la cumbre online del G20. JIM LO SCALZO
Donald Trump ayer, jugando al golf en vez de participar en la cumbre online del G20. JIM LO SCALZO

El presidente saliente de EE UU, Donald Trump, mantuvo ayer su estrategia de revertir los resultados de la elección del pasado 3 de noviembre, en la que se impuso el líder demócrata Joe Biden, pese a que los recuentos de votos van ratificando su derrota.

Mientras Trump se reunió con legisladores republicanos del estado clave de Michigan, en lo que la Casa Blanca defendió como un encuentro «rutinario» y no relacionado con los comicios, las cifras del recuento en Georgia certificaron una victoria por más de 12.000 votos de Biden, quien se proyecta como el presidente electo.

El secretario de Estado de Georgia, el republicano Brad Raffensperger, encargado de certificar los resultados en ese estado, confirmó finalmente ayer la victoria de Biden, quien así obtiene los 16 votos en el Colegio Electoral correspondientes a esa jurisdicción.

El anuncio llegó poco después de que la oficina de Raffensperger debiera retractarse de una confirmación que trascendió a los medios locales después de que un funcionario de esa dependencia difundiera por error un comunicado con la certificación de los resultados, cuando aún no se había completado el proceso.

Biden superó finalmente a Trump por 12.670 votos, según la auditoría realizada, lo que supone un golpe a las intenciones de Trump.

Y mientras el presidente saliente se rehúsa a admitir su derrota, los medios de comunicación informaron que Trump invitó a la Casa Blanca a los legisladores republicanos de Michigan. Según la CNN hay actualmente conversaciones sobre la posibilidad de que Trump invite también en el futuro a legisladores estatales del estado clave de Pensilvania.

La asesora de Biden, Jen Psaki, declaró en un encuentro virtual con los periodistas que el Gobierno de Trump sigue denegándole al equipo de transición el acceso a canales importantes de seguridad nacional y a información decisiva, como los planes de distribución de las vacunas contra la covid-19. El equipo de transición de Biden anunció igualmente que otros cuatro veteranos de la Administración de Barack Obama (2009-2017) se sumará al equipo de la Casa Blanca y el que apoyará la labor de la futura primera dama, Jill Biden.

Twitter entregará el 20 de enero las cuentas oficiales de la Casa Blanca al presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, que asumirá el poder ese día, indicaron ayer fuentes de la red social. La medida afectará a la cuenta oficial del presidente de Estados Unidos, @POTUS, que el actual mandatario, Donald Trump, apenas usa, pues prefiere tuitear desde su usuario personal, @realDonaldTrump.

También se transferirán al equipo de Biden otras cuentas oficiales, como la del vicepresidente, @VP, que Mike Pence sí emplea a menudo y que pasará a manos de la senadora Kamala Harris; y la de la primera dama, @FLOTUS, que dejará de pertenecer a Melania Trump para hacerlo a Jill Biden.

El traspaso, que también incluye las cuentas oficiales @whitehouse y la de la portavoz de la Casa Blanca, @PressSec, se completará automáticamente incluso si Trump se niega a reconocer la victoria de Biden en enero.

«Twitter se está preparando activamente para apoyar la transición de las cuentas institucionales de Twitter de la Casa Blanca el 20 de enero de 2021», dijo un portavoz de Twitter a la cadena CBS.

Trump hizo ayer una fugaz aparición al inicio de la cumbre virtual del G20 y después se fue a jugar al golf, mientras sus homólogos de otros países debatían medidas contra la pandemia de la covid-19. Trump tenía previsto participar en la sesión inaugural de la cumbre, organizada por Arabia Saudí pero que se celebra de manera virtual, aunque su discurso fue cerrado a los medios y la Casa Blanca no proporcionó información inmediatamente sobre el mismo.

Trump recurre a sus poderes como presidente para revertir la derrota