domingo. 14.08.2022

Truss se perfila como rival de Sunak en la lucha por la sucesión de Boris Johnson

Mordaunt completa el trío que compite hoy por llegar a la votación definitiva de septiembre

La batalla por acompañar a Rishi Sunak como candidata a la sucesión de Boris Johnson parece inclinada en favor de la ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss, tras la eliminación el martes de Kemi Badenoch en la penúltima ronda de votaciones del grupo parlamentario conservador. La lucha final tendrá lugar este miércoles, cuando se decidirá el dúo que competirá por el apoyo de los miembros del partido.

Badenoch, de origen nigeriano, había sido la mayor sorpresa del proceso. Desconocida por el gran público y con una modesta experiencia de gobierno como secretaria de Estado, se ha mostrado partidaria de un Estado menos intervencionista. Ha sido la única candidata que ha puesto en cuestión los plazos para transformar la economía y cumplir el objetivo de emisiones cero en 2050.

Sus 59 votantes, uno más que en la tercera ronda, decidirán quién acompañará a Sunak, que con 118 votos aumenta su apoyo en tres. Penny Mordaunt, que perdió un voto en la ronda anterior (de 83 a 82) salta ahora a 92. Pero su rival, Liz Truss, es la favorita, pasando de 71 a 86. Es más probable que los ‘badenochistas’ la apoyen hoy más que a Mordaunt.

Es muy difícil predecir el voto de los diputados —porque influyen amistades personales, promesas de promoción, juegos tácticos para favorecer o entorpecer el avance de otros candidatos—, pero la corriente de fondo es la ideología política, que divide a los diputados sobre las ideas y prioridades que debería apoyar el líder elegido. Oportunismo y eclecticismo Mordaunt es un personaje peculiar. Muy vaga en la definición de sus objetivos y criticada por su absentismo o frivolidad, es más conocida por el público porque participó en un programa de televisión lanzándose en bañador a una piscina desde una plataforma fija. Su pasado militar la hace atractiva para muchos votantes. Algunas encuestas la dan como preferida de los miembros del Partido Conservador. Oportunismo y eclecticismo son sus rasgos en esta campaña. Mientras, Liz Truss ha contado con el apoyo de los simpatizantes de Johnson -no pidió su dimisión en la rebelión de la primera semana de julio- y de la derecha del partido. Esa corriente se identifica con ella por ser una convencida de los beneficios del ‘brexit’ y partidaria de menos impuestos y menos gasto público. Su campaña ha sido retratada como la más áspera, con sus seguidores filtrando informaciones negativas sobre otros candidatos. Ella se presenta como una política con experiencia. Ha estado en el Gabinete británico desde 2014, con sucesivos primeros ministros: David Cameron, Theresa May y Johnson.

Truss se perfila como rival de Sunak en la lucha por la sucesión de Boris Johnson
Comentarios