domingo. 29.01.2023

Las autoridades ucranianas investigan los vínculos de la Iglesia ortodoxa del país con Rusia, tras observarse cómo desde el inicio de la invasión rusa, el pasado 24 de febrero, cientos de parroquias rusas pasaban al seno de la de Ucrania, con sede en Kiev..

«Una Iglesia no puede basarse en el miedo, el chantaje y las manipulaciones, sin lugar para la libre voluntad», afirmó Iov Olshanskyi, abad del monasterio de la Santa Resurrección Nuevo Athos de Leópolis. Su monasterio fue uno de los primeros de las cerca de 600 parroquias que abandonaron la organización vinculada a Moscú desde el comienzo de la invasión rusa.

Apuntó que esta cifra podría ser mucho mayor, de no haber sido que muchas fueron bloqueados por los propios sacerdotes, en contra de la voluntad de los parroquianos y empleados de la institución.

«La mayoría de los sacerdotes de esa Iglesia son prorrusos», afirmó Olshanskyi. Subrayó que su cultura arranca de la época soviética, cuando su propia existencia dependía de una estrecha cooperación con las autoridades y los servicios secretos de Moscú.

Espera que el cambio político contribuya a lograr la «independencia espiritual» del país. Un 72% de la población se identifica como cristiano ortodoxo, según la encuesta realizada en julio por el Instituto Internacional de Sociología de Kiev.

Un 54% de los ucranianos afirma pertenecer a la Iglesia Ortodoxa de Ucrania, con sede en Kiev, que vio aumentar su influencia en 2019, después de que el Patriarcado de Constantinopla le concediera la independencia.

Solo el 4% sigue identificándose con la Iglesia Ortodoxa Ucraniana vinculada a Moscú, en contraste con el 18% de 2021. El resto, pese a ser ortodoxos, no se identifica con una ni otra iglesia.

A pesar del descenso respecto a 2021, la Iglesia vinculada a Rusia conserva una vasta estructura con miles de parroquias en todo el país.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, prepara al país para una guerra larga cuando, según encuestas independientes, cada vez más rusos están a favor de negociar con Ucrania, que quiere aprovechar la iniciativa sobre el terreno durante el invierno y evitar una pausa operativa hasta la primavera. «Queda mucho trabajo de liberación de territorios», afirmó ayer el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en rueda de prensa.

Ucrania investiga a su iglesia ortodoxa por sus estrechos vínculos con Rusia
Comentarios