jueves 26/5/22

La UE y Biden condenan las «atrocidades» de Rusia y preparan más sanciones «con urgencia»

Zelenzki visita Bucha y acusa a los soldados rusos de ejecuciones sumarias, torturas, violaciones y asesinatos
                      El presidente ucraniano Volodymyr Zelenski camina por una calle de Bucha, ayer, con tanques rusos destrozados. UKRAINIAN PRESIDENTIAL PRESS
El presidente ucraniano Volodymyr Zelenski camina por una calle de Bucha, ayer, con tanques rusos destrozados. UKRAINIAN PRESIDENTIAL PRESS

Las «atrocidades» cometidas por el Ejército ruso en la región de Kiev no quedarán impunes. Los máximos dirigentes de la Unión Europea prometieron ayer que actuarán con celeridad para imponer nuevos castigos a Moscú, tras el descubrimiento de cerca de 340 cadáveres de civiles en Bucha.

«La UE condena en los términos más fuertes las atrocidades cometidas por las fuerzas armadas rusas en varias ciudades ucranianas, que ahora fueron liberadas», indicó en un comunicado el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

Ese nuevo paquete de sanciones en el que ya trabaja Bruselas, el quinto desde que estalló la guerra, podría incluir el veto del sistema de pagos internacional Swift de más bancos rusos, así como castigos adicionales a oligarcas y mandos militares, según confirmaron fuentes comunitarias. El embargo a las importaciones energéticas «también está sobre la mesa», aseguraron las mismas fuentes, y el presidente francés Emmanuel Macron y el ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, apostaron por actuar de forma decidida contra «el carbón y el petróleo» ruso.

Las sanciones energéticas, sin embargo, cuentan con el rechazo de países como Austria, muy dependiente de Moscú. «Las sanciones al gas o al petróleo harían más daño a la UE que a Rusia», aseguró ayer el ministro de Finanzas austriaco, Magnus Brunner. Para que entren en vigor, las medidas tendrán que ser aprobadas por unanimidad entre los Veintisiete, en el marco de una reunión de alto nivel extraordinaria, que todavía no tiene fecha.

La condena a las acciones de Moscú ha sido unánime en Occidente. Países como Reino Unido, Francia, Alemania, España e Italia expresaron este lunes su horror y pidieron que los responsables sean llevados ante el tribunal internacional de La Haya.

El secretario general de la ONU, António Guterres, también mostró su «conmoción» y pidió una investigación independiente sobre lo ocurrido.

La Unión Europea y Ucrania han formado ya un equipo conjunto para pruebas sobre «los crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad cometidos por Rusia en suelo ucraniano», según confirmó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

NO FUE UN DESLIZ

Resultó que Joe Biden no hablaba a la ligera. «Os acordaréis cuando me criticaban por decir que Putin era un criminal de guerra», recordó este lunes a los periodistas. «Bueno, pues era la verdad, hemos visto lo que ha ocurrido en Bucha, esto lo justifica», es un criminal de guerra», insistió.

Ya no es un decir. Con la corroboración de Bucha llega también la necesidad de «pasarle factura» a Vladímir Putin, que prácticamente tiene garantizado ya un juicio por crímenes de guerra si llega a ser apresado. Biden desmintió al presidente ucraniano Volodimir Zelenski al no querer calificarlo de genocidio, pero insistió en la necesidad de seguir recabando pruebas para que «tengamos un verdadero juicio de crímenes de guerra», afirmó. «Este tipo es brutal y lo que está pasando en Bucha es indignante, todo el mundo lo ha visto».

«Hay que ajustarle las cuentas», prometió. La amenaza se extenderá a todos los que hayan acompañado a Putin en esta campaña militar, según añadió embajadora de EE UU ante la ONU Linda Thomas-Greenfield, que apresuró su regreso a Nueva York para presionar a Rusia en la ONU.

Estados Unidos buscará expulsar a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en coordinación con Ucrania, los países europeos y otros aliados en la ONU, explicó la embajadora. «Su participación en ese cuerpo es una farsa, daña la credibilidad del Consejo y de la ONU». Aunque la labor no será fácil, porque Rusia tiene asiento permanente con derecho a veto en el Consejo de Seguridad que debe remitir el caso, pero Thomas-Greenfield cree que la Asamblea General puede suspenderla. «Hemos aislado a Rusia en el Consejo de Seguridad. Pueden tener poder de veto pero no pueden vetar nuestras voces», lapidó.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, visitó ayer Bucha. «Tenemos que poder mostrar al mundo lo que ha ocurrido aquí, lo que han hecho las fuerzas rusas. Haremos que los responsables sean castigados. Todos los días encontramos casos como éste, esto es un genocidio», aseguró Zelenski ante la prensa internacional.

Las autoridades ucranianas cifraron en 340 los cadáveres ya enterrados en Bucha, ciudad que los soldados rusos abandonaron tras cometer ejecuciones sumarias, según Human Rights Watch.

Zelenski describió a los soldados rusos como «asesinos, verdugos y violadores». ¿Qué hizo el hombre que iba por la calle en bicicleta? ¿Para qué torturasteis hasta la muerte a civiles comunes y corrientes en una pacífica ciudad? (...) ¿Cómo se puede violar a mujeres y matarlas ante sus propios hijos? ¿Qué hizo a vuestra Rusia la ciudad ucraniana de Bucha?», dijo Zelenski.

La UE y Biden condenan las «atrocidades» de Rusia y preparan más sanciones «con urgencia»
Comentarios