jueves. 01.12.2022

La Unión Europea prepara más sanciones contra Moscú si el presidente ruso Vladímir Putin continúa con su ofensiva militar contra Ucrania. «Si Rusia intensifica los bombardeos o asedia Kiev, sabemos que deberemos tomar sanciones masivas. Nada está prohibido, nada es tabú», advirtió a Putin el presidente francés Emmanuel Macron al concluir el Consejo europeo informal que reunió a los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la UE en el Palacio de Versalles, mientras la guerra continúa en Ucrania. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, adelantó que la UE está a punto de adoptar «un cuarto paquete de sanciones que permitirán aislar todavía más a Rusia de la economía mundial y aumentar aún más el coste de la invasión de Putin de Ucrania». Macron, cuyo país ostenta este semestre la presidencia de turno del Consejo de la Unión Europea, recordó que «ante la guerra y la violencia inaudita desplegada por Rusia contra Ucrania y su pueblo, Europa ha respondido con unidad, rapidez y espíritu de responsabilidad». Y se mostró dispuesto a mantener, en coordinación con el canciller alemán Olaf Scholz, «la presión sobre Rusia» y «un diálogo exigente» con Putin. Los líderes europeos consideran que la agresión de Rusia a Ucrania ha supuesto «un vuelco descomunal» en la historia europea. Y ha puesto de relieve la necesidad de reforzar las capacidades de defensa de la UE, reducir la dependencia energética del gas y petróleo ruso y elaborar un nuevo modelo de crecimiento y de inversiones para 2030. «La soberanía europea no es un eslogan, es hoy en día un imperativo», dejó claro Macron.

Los Veintisiete pidieron a la Comisión Europea que, «a finales de marzo, a más tardar», presente un plan «para garantizar la seguridad del suministro y unos precios de energía asequibles durante el próximo invierno». La presidenta de la Comisión Europea cree que es necesario «continuar garantizando un suministro fiable, seguro y asequible de energía a los consumidores europeos». Von der Leyen considera que esto supone a «medio plazo acabar con nuestra dependencia de combustibles fósiles rusos, diversificando nuestro suministro e invirtiendo de forma masiva en energías renovables». Los líderes europeos también decidieron en Versalles doblar, hasta 1.000 millones de euros, la ayuda militar a Ucrania, anunció el presidente del Consejo.

Reconocieron a Ucrania como parte de «la familia europea» y prometieron reforzar la relación de la UE con ese país. Aunque los Veintisiete pidieron a la Comisión Europea que emita un dictamen sobre la solicitud de adhesión de Ucrania a la UE, presentada el pasado 28 de febrero por el presidente ucraniano, enfriaron las expectativas de Kiev de que vaya a producirse una adhesión rápida al club comunitario. «¿Podemos tener un proceso (de adhesión) excepcional y acelerado con un país en guerra?», se preguntó Macron. «La respuesta es no»., dejó claro.

La UE prepara más sanciones: «Nada es tabú», advierte Macron
Comentarios