lunes. 27.06.2022

La ultraderecha gala fustiga al nuevo ministro de Educación por «indigenista»

«Tenemos mucho que temer por nuestros hijos», dice Zemmour, que arremete contra Pap Ndiaye
                      Pap Ndiaye se baja del coche oficial a su llegada al Elíseo. CHRISTOPHE PETIT TESSON
Pap Ndiaye se baja del coche oficial a su llegada al Elíseo. CHRISTOPHE PETIT TESSON

El nombramiento de Pap Ndiaye como nuevo ministro galo de Educación Nacional y de la Juventud ha sido muy criticado por la extrema derecha francesa, que ha lanzado una demoledora campaña sectaria en su contra, a pesar de que este historiador especializado en minorías goza de muy buena reputación en el mundillo universitario e intelectual.

Los líderes ultraderechistas Marine Le Pen y Éric Zemmour han fustigado al nuevo ministro del presidente Emmanuel Macron y la primera ministra Élisabeth Borne. «El nombramiento de Pap Ndiaye, indigenista asumido, a la Educación Nacional es la última piedra del desmantelamiento de nuestro país, de sus valores y de su futuro», escribe Marine Le Pen en Twitter.

Zemmour etiqueta a Ndiaye, el único ministro negro del nuevo Ejecutivo, como «de extrema izquierda. Cuando se conoce la historia del siglo XX y el mal que cometieron los intelectuales de extrema izquierda, tenemos muchos motivos para preocuparnos por nuestros niños», añade el líder de Reconquista.

«Emmanuel Macron dijo que había que deconstruir la Historia de Francia. Pap Ndiaye se va a encargar», advirtió recientemente Zemmour. Y explicó que el ministro considera que «las razas están en el corazón de la sociedad francesa», lo que el ultraderechista niega. Según él, Ndiaye «confunde la historia de la segregación en Estados Unidos con la historia de Francia».

Su nombramiento fue una de las grandes sorpresas del nuevo Gobierno de Élisabeth Borne. Su nombre no aparecía en ninguna quiniela de los ministrables. Ndiaye sustituye en el puesto a Jean-Michel Blanquer. También sorprendió que Macron eligiera como ministro a un intelectual con un perfil muy distinto de su predecesor. Blanquer es defensor de laicismo, universalista y anti-woke y libró una batalla contra el islamo-izquierdismo (neologismo francés que se refiere peyorativamente a una supuesta alianza entre el islamismo y la izquierda) en la universidad.

Ndiaye es un historiador especialista en minorías, cercano, según sus críticos, al movimiento ‘woke’, un término que está de moda para referirse a estar alerta a las injusticias en la sociedad, especialmente el racismo. El nuevo ministro considera que el islamo-izquierdismo «no designa ninguna realidad en la universidad».

Ndiaye nació en 1965 en Antony, en las afueras de París. Es hijo de una francesa y un senegalés. Se crió en la periferia parisina. Su hermana es la escritora y dramaturga Marie NDiaye, ganadora del premio Goncourt en 2009 por ‘Tres mujeres fuertes’ (Acantilado).

«Soy un puro producto de la meritocracia republicana, de la que la escuela es el pilar», dijo el ministro, de 56 años, cuando asumió el cargo.

La primera visita que hizo Ndiaye como ministro fue el centro de enseñanza secundaria de Conflans-Sainte-Honorine, donde daba clase Samuel Paty, el profesor decapitado en octubre de 2020 por un yihadista por haber mostrado a sus alumnos las polémicas caricaturas de Mahoma. Doctorado por la Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Sociales (EHESS), Ndiaye se especializó en Historia de Estados Unidos y en minorías. Entre 2012 y 2019 fue profesor del prestigioso Instituto de Estudios Políticos de París (Sciences Po Paris).

Antes de llegar al Gobierno, era director del Museo Nacional Historia de la Inmigración en París. ‘Picasso, el extranjero’ fue una de las exposiciones que este museo organizó recientemente con gran éxito de público y de crítica. La muestra ofrecía una mirada inédita sobre la figura del pintor malagueño: su condición de extranjero en Francia, país en el que vivió gran parte de su vida.

Ndiaye es autor de ‘La condición negra: ensayo sobre una minoría francesa’ y ‘Los negros americanos: del esclavismo a Black Lives Matter’. Su obra es considerada fundadora de los ‘black studies’ (estudios negros) en Francia. Élisabeth Borne ha defendido a su ministro ante las críticas de la extrema derecha: «Ndiaye es un republicano muy comprometido, alguien que cree en los valores de la República y evidentemente los va a trasmitir como ministro de Educación nacional», dijo recientemente.

También han salido en su defensa sus antiguos compañeros de Sciences Po, quienes han denunciado «la caza de brujas» de la que Ndiaye es víctima desde su nombramiento.

Laurence Bertrand Dorléac, presidente de la Fundación Nacional de Ciencias Políticas (FNSP), y Mathias Vicherat, director de Sciences Po, lo consideran «un gran universitario, brillante y comprometido», con amplitud de miras», «capacidad de escuchar y para el diálogo», así como «una gran integridad académica». Según ellos es, un intelectual que defiende sus ideas «sin sectarismo».

La ultraderecha gala fustiga al nuevo ministro de Educación por «indigenista»
Comentarios