martes 17/5/22

Calma, paz y, sobre todo, diplomacia. Fue el mensaje principal que transmitió ayer el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell al finalizar la cumbre europea que analizó la creciente tensión en Ucrania y en la que también participó el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken.

«Debemos evitar reacciones que den sentido de alarma incluso en el aspecto financiero», explicó Borrell. Si se agota la vía diplomática, la Unión Europea trabaja con cautela, pero sin pausa en una batería de sanciones, que a día de hoy sigue sin concretar, pero que «están muy avanzadas».

Europa, dijo Borrell, «sabe muy bien» en qué consiste la amenaza rusa —con un despliegue militar en la frontera con Ucrania que Bruselas cifra en unos 140.000 soldados— y prepara «una acción rápida y determinada a nivel internacional». Aseguró, además, que parte del efecto disuasorio por parte de Europa consiste en «mantener el secreto» sobre los posibles castigos a Moscú si socava la unidad territorial de Kiev. Eso sí, volvió a insistir en que la respuesta será «masiva».

Los Veintisiete preparan con cautela una respuesta «masiva»
Comentarios