viernes. 09.12.2022

En el este de Nueva Delhi varias barricadas acordonan el área donde Malika fue golpeada, violada y humillada en público por la familia del joven que se suicidó tras el rechazo de su proposición amorosa, un crimen que desvela la crueldad del patriarcado cultivado en la India por hombres y mujeres.

Los taxistas se niegan a acercarse al barrio de Kasturba Nagar, un peligroso centro de traficantes y vendedores de alcohol ilegal. En los alrededores, los habitantes señalan: «allí, en esa calle» fue donde hace varias semanas la chica fue humillada en público. Nadie, excepto quienes viven en el barrio, puede entrar a la callejuela en la que está la casa del padre de Malika (un seudónimo para proteger la identidad de la víctima), y a unos metros el cuarto en el que fue doblegada a golpes, violada, y humillada.

En los vídeos de esa tarde se ve a Malika tendida en el suelo mientras media docena de mujeres se ensañan a palos contra ella y la graban con sus teléfonos. En otras imágenes la chica de 20 años desfila por la calle con la cabeza rapada, el rostro ennegrecido y con un collar de zapatos colgando del cuello, mientras un centenar de personas, todos vecinos de la zona, la abofetea, repudia y aplaude los abusos.

«El crimen fue la materialización de una venganza familiar tras el suicidio de un joven. Para la familia del chico, Malika es la causa de su muerte, después de que durante años éste trató sin éxito de convencerla para iniciar una relación amorosa, a pesar de que la joven está casada y tiene un hijo de dos años.

Las mujeres que torturaron a Malika «hicieron que sus hijos, aún adolescentes, le hicieran de todo (...) desde abuso sexual hasta golpearla, todo», dice con vergüenza de referirse a la violación. Mujer, de una casta inferior, y de una familia marginada, Malika «era un blanco fácil».

Violada en público, la práctica cruel del patriarcado en la India
Comentarios