lunes 19/4/21

Von der Leyen y Johnson intentan un pacto de mínimos del ‘brexit’

Pesimismo sobre un acuerdo comercial entre una Bruselas inflexible y un Londres aislado
Boris Johnson y Ursula von der Leyen ayer, en Bruselas. OLIVIER HOSLET

La presidenta de la Comisón Europea, Ursula von der Leyen, y el primer ministro británico, Boris Johnson, intentan desde ayer desbloquear la negociación sobre un tratado comercial pero la dificultad para llegar a acuerdo forzó que la reunió se prolongara en una cena en Bruselas. El encuentro se produce antes de la reunión del Consejo Europeo pero no se presenta como una última oportunidad de acuerdo, a pesar de que la transición del ‘brexit’ termine a final de año.

Medios británicos afirman que Johnson pidió a Von der Leyen, en su larga conversación telefónica del lunes, que se sumasen al diálogo la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron. La petición fue rechazada. Ambos acordaron que sus negociadores preparasen un mapa de los obstáculos, sobre el cual los dos líderes tendrán que dibujar esta noche una solución.

La ausencia de representantes británicos en las reuniones de la Unión Europea desde la primera fase del ‘brexit’, el 31 de enero pasado, ha reforzado la dinámica hacia la separación. El aislamiento de Johnson, que no puede reunirse con los líderes que él quisiera, no favorece el optimismo. Al contrario, el tono sombrío se extiende, especialmente en Dublín, la capital con buena antena en las dos partes negociadoras.

Algunos observadores de la diplomacia británica han achacado una parte sustancial del ‘brexit’ a la decisión de David Cameron de abandonar el Partido Popular Europeo. Según este análisis, la pérdida de la intimidad que crece en los encuentros entre correligionarios, en cenas de víspera de consejos, por ejemplo, habría cegado al exlíder conservador sobre la mecánica de la UE.

Johnson no ha hablado telefónicamente con Merkel o Macron desde mediados de octubre, según el registro oficial. Con Von der Leyen, una alemana anglófila pero sin poderes superiores a los su negociador oficial, el francés Michel Barnier, ha hablado algo más. El líder británico puede hacer concesiones unilaterales, pero no es fácil imaginar qué nueva flexibilidad puede ofrecerle la presidenta de la Comisión.

La renuncia de Londres, el martes, a quebrar la polémica Ley del Acuerdo de Retirada que permitió el ‘brexit’ de enero, tras un acuerdo con la UE sobre algunos aspectos del protocolo irlandés, no alienta tampoco al optimismo. La ministra de Comercio, Liz Truss, anunció ese mismo día que Reino Unido no aplicará los aranceles de castigo a productos de Estados Unidos establecidos por la Unión, dentro de la larga batalla entre Bruselas y Washington por los subsidios estatales a sus industrias aeroespaciales.

El presidente electo, Joe Biden, ha afirmado que no tiene urgencia para firmar nuevos acuerdos comerciales, pero pidió a Johnson en su primera conversación que no provocase la construcción de controles aduaneros en la frontera de Irlanda, de donde procedían sus ancestros. En vísperas de su conversación con Von der Leyen y el Consejo Europeo, Londres subrayó su proyección prioritaria hacia Estados Unidos.

Mientras, voces empresariales diversas, en Reino Unido y en la Unión Europea, emergen diariamente en los medios alertando de la falta de tiempo para prepararse de cara a los nuevos procedimientos aduaneros que entrarán en vigor el 1 de enero próximo. Portavoces del primer ministro dicen ahora que la negociación no puede extenderse a 2021. Incluso se citan fuentes de la UE afirmando que «importa más la sustancia que el tiempo». Mientras la cuenta atrás continúa.

El Parlamento Europeo (PE) y el Consejo (los países) acordaron ayer la puesta en marcha de un nuevo fondo destinado a ayudar a las regiones de la Unión Europea (UE) a emprender la transición ecológica en sus economías, que estará dotado finalmente con 17.500 millones de euros.

El programa forma parte del presupuesto plurianual de la Unión Europea para el período 2021-2027, con lo que no podrá entrar en vigor hasta que se resuelva el veto que Hungría y Polonia mantienen sobre estas cuentas, algo que podría suceder mañana durante la cumbre de líderes europeos.

Von der Leyen y Johnson intentan un pacto de mínimos del ‘brexit’
Comentarios