jueves 19/5/22
                      DL22P30F3-19-12-42-5.jpg
DL22P30F3-19-12-42-5.jpg

La Cámara de los Comunes británica aprobó ayer abrir una investigación sobre si el primer ministro mintió al Parlamento cuando aseguró que no tenía constancia de que las fiestas celebradas en sus oficinas hubiesen violado la ley. La investigación, que correrá a manos del comité de Privilegios de la cámara, fue autorizada sin votación, después de que la presidencia de los Comunes preguntase a viva voz si alguien se oponía a que tenga lugar y nadie hubiese mostrado su rechazo. El Gobierno rectificó ayer en el último momento su intención de retrasar esta investigación, al haber constatado, según los medios británicos, que muchos diputados conservadores no secundaban esa medida.

La comisión parlamentaria no comenzará a trabajar hasta que la Policía haya concluido su propia investigación sobre las celebraciones durante la pandemia en Downing Street, según detalla la moción presentada por el Partido Laborista que ha sido aprobada. El debate de ayer en la Cámara de los Comunes puso de manifiesto el descontento entre las filas conservadoras con su propio primer ministro. El diputado «tory» Steve Baker lideró las críticas desde su bancada al esgrimir que Johnson «hace tiempo que se tendría que haber marchado». Otros conservadores, como Bob Neill, no llegaron a pedir su dimisión pero elevaron el tono de sus reproches.

Westmister investigará a Johnson por las fiestas en Downing Street
Comentarios