viernes. 12.08.2022
La ruta de la semana

Un puente de 125 años en Carrizo

Muchos fueron los pontones de madera que sirvieron de unión entre las orillas del indomable río Órbigo para el paso del oro romano, los peregrinos y trashumantes, pero ninguno con tanto empaque como el puente de hierro de 1895, que lleva el sello de un discípulo de Eiffel y celebra, por fin, sus 125 años este fin de semana con espectáculo de caballos, payasos, talleres, músicas y conferencias 

Con una maravillosa simbiosis de hormigón y vigas de hierro, y siguiendo los dictados de moda que llevaron a elevar la Torre Eiffel en París, el ingeniero jefe de obras públicas de León a finales del siglo XIX, Manuel Diz Bercedóniz, se encargó de conectar las dos orillas del revoltoso río Órbigo para que Carrizo de la Ribera y Villanueva de Carrizo se dieran la mano.

Modificado hasta en tres ocasiones hasta sus 420 metros actuales para ganar la batalla a las famosas crecidas del río, el singular puente que replica cruces de San Andrés, se ha convertido en todo un símbolo del municipio, que celebra desde hoy y hasta el domingo su 125 aniversario con una docena de actividades sobre él, incluido un mercadillo. En realidad la emblemática fecha de cumpleaños se alcanzó en 2020 pero la pandemia postergó hasta este mes la celebración de la salud envidiable del puente.

Los actos arrancan a las 20.30 horas con las «Vivencias en el puente» que relatará José Luis Fernández Martínez, a las que seguirá la actuación del Dj Mures40 (22.00 horas). Mañana, a las 12.30 horas se ofrecen dos talleres de viseras y estampación, este último repite por la tarde (19.30 horas) junto con otro de chapas. El ingeniero industrial Agustín Nogal repasará la historia técnica del puente (12.45 horas) y la jornada se cierra con la música pop rock de Gaston Zadoff y Manu Blanco. El domingo se mostrará cómo modelar barro (12.30 horas) y el jinete Antonio Vega realizará una exhibición de doma de alta escuela (19.30 horas), a la que seguirá un espectáculo de payasos y un concierto de violonchelo y piano (20.00 y 22.00 horas) en el área recreativa de Los Cachones.

El puente de hierro se ha convertido en todo un emblema de esta zona de la ribera y es una de las infraestructuras de este tipo más antiguas de la provincia. Con mucha historia a sus espaldas, ha sido testigo de buena parte de lo acontecido en el Órbigo. En 1877 comenzaron los primeros estudios del Ministerio de Fomento para la construcción de un puente que uniese Carrizo con lo que entonces era el Barrio de Villanueva. Entre los hitos de esta infraestructura destaca octubre de 1878, cuando el ingeniero José Nogales presentó un proyecto de puente de fábrica con seis bóvedas escarzanas de 15 metros de luz cada una y longitud de unos 100 metros, pero la solución no pareció adecuada a los organismos competentes y el asunto se siguió demorando. Ya en 1887 se aprobó el proyecto de regeneración de esta calzada de tercer orden y la incorporación de un nuevo puente, que se construyó entre los años 1889 y 1895. Riadas aparte, el puente también sobrevivió a un posible desmantelamiento. Un rumor que se extendió en el año 2000 cuando se iniciaron los proyectos de la variante la carretera LE-420 y de una infraestructura nueva para salvar el río. La población local decidió unirse y hasta se creó la Asociación del Puente de Carrizo que, con protestas, concentraciones y reivindicaciones evitó su destrucción. Es más, en 2012 se completó una restauración que permitió una limpieza en profundidad, un repintado, adoquinar el firme en tonos oscuros para la calzada y de color rojo con rombos amarillos en la única acera en el lado aguas abajo. Su iluminación artística es más reciente y resalta el orgullo que siente la población de esta histórica infraestructura. El municipio también posee un destacado monasterio de Santa María de carrizo y el palacio de los Marqueses de Santa María, restaurados en 1947 tras un pavoroso incendio.

Un puente de 125 años en Carrizo