martes. 16.08.2022
NUEVAS FRECUENCIAS

El 80% de los edificios de León no están aún preparados para resintonizar la TDT

La falta de material retrasa a los instaladores, que tienen pendientes 10.000 inmuebles
Los trabajos de adaptación de la TDT se aceleran estos días

A punto de expirar el plazo para que todos los televisores del país estén adaptados a las nuevas frecuencias de la TDT, en León únicamente el 20% de los 12.634 edificios que deben resintonizar sus antenas han realizado ya esta labor. El 1 de enero, de no producirse la prórroga para ejecutar la adaptación, 10.100 comunidades perderán sus canales y prácticamente 190.000 vecinos en la provincia se quedarán sin ver toda la oferta de su televisión.

Aunque la mayoría de los inmuebles ya solicitaron hace meses a los instaladores la colocación de las nuevas antenas, en realidad en León hasta noviembre no han comenzado los trabajos de forma continuada. La Asociación Provincial de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de León (Apietel) aseguran que la falta de material ha bloqueado el trabajo durante mucho tiempo y ahora sólo puede realizarse poco a poco, ya que reciben los suministros «a cuentagotas».

El vocal de Telecomunicaciones de esta organización —englobada en la Fele—, Fernando González Montaña, explica que «el Gobierno decidió muy tarde y con poco plazo la liberalización del denominado dividendo digital, ahora no se puede afrontar en dos meses un trabajo para el que al menos se precisan diez».

Un centenar de empresas de la provincia, la mayoría integrada únicamente por el autónomo propietario (en algunos casos con uno o dos trabajadores), están autorizadas oficialmente a realizar estas instalaciones, ya que deben expedir a las comunidades de vecinos el correspondiente certificado para que luego puedan acceder a las ayudas consignadas por el Gobierno para hacer frente a la financiación de estas instalaciones colectivas. En el caso de la provincia de León, las arcas del Estado destinan 3,5 millones en ayudas para esta labor.

«Las fábricas no tienen capacidad de maniobra para servir todo el material que se pide desde todo el país», remarca González Montaña. Las empresas de León se nutren fundamentalmente de las factorías que suministran este material ubicadas en Santiago de Compostela y el País Vasco.

Las antenas que precisan una transformación son las tradicionales con amplificador monocanal. En el caso de comunidades muy pequeñas y antiguas cuentan con un amplificador todo a banda y en el futuro precisarán apoyo técnico para rechazar en el futuro interferencias, en el caso de contar con un repetidor de telefonía móvil cercano.

En el resto de los supuestos, las casas unifamiliares, aproximadamente el 50% de las viviendas de la provincia, no precisan ahora instalación ninguna sólo resintonizar. Tienen un amplificador todo a banda programable con microprocesadores.

La liberalización del dividendo digital, que obliga a dejar despejados canales en los que actualmente se emite la TDT para ser utilizados por los nuevos servicios de banda ancha, fundamentalmente telefonía móvil a través de la tecnología 4G, obliga a las comunidades de vecinos a adecuar sus antenas y resintonizar los canales de los televisores de sus vecinos antes del 1 de enero.

Ante el panorama nacional, con falta de suministro para atender una demanda ingente en todo el país y el déficit de personal por la carga excesiva de trabajo, los instaladores llevan semanas reclamando al Gobierno una ampliación del plazo para realizar la adaptación de todas las antenas a las nuevas exigencias de la Unión Europea.

La evidencia de que es imposible cumplir el plazo hace ya que el Gobierno estudie prorrogarla fecha para reantenizar la TDT. El ministro de Justicia, José Manuel Soria, estudia esta ampliación ante la presión del sector. Esta decisión debe tomarse antes de fin de año y ser publicada en el BOE.

Cada día los instaladores, de forma individual, pueden realizar estas labores en cuatro o cinco edificios, por lo que los trabajos necesitan más meses para completar la labor de adaptación de las comunidades de vecinos de toda la provincia.

Simultanear viejas y nuevas

De tomarse esta decisión, el Gobierno permitiría durante un periodo de tiempo de 2015, que aún debe concretar, la emisión simultánea de canales de la TDT, lo que haría posible seguir viendo la televisión por las viejas y nuevas frecuencias a partir del 1 de enero.

Fue la Comisión Europea la que fijó el 1 de enero de 2015 como fecha máxima para la liberalización del dividendo digital y, por lo tanto, para que las operadoras de la 4G dispongan de parte del espectro que hasta ahora ocupan canales de la TDT.

«Estamos planteando si vamos a prorrogar sobre ese plazo o finalmente acaban las emisiones en simultáneo el 31 de diciembre de 2014. ¿Cuándo lo vamos a saber? De aquí a no mucho, en cualquier caso antes de final de año», dijo el ministro de Industria el martes en un desayuno informativo organizado por Europa Press.

El 80% de los edificios de León no están aún preparados para resintonizar la TDT
Comentarios