jueves. 06.10.2022

La Academia Básica del Aire (ABA) es un verdadero laboratorio de la aeronavegación, al margen de la formación propia que ofrecen las instalaciones de La Virgen del Camino. El aeródromo militar de León era hasta no hace mucho el único territorio español desde el que se han lanzado globos estratosféricos, un total de 26 experimentos desde 1993 hasta que se produjo el último gran salto cualitativo de las instalaciones, en 2012. Entre estos ensayos figura el liderado por el padre del creador de Bloon (el programa de globo estratosférico para hacer turismo espacial), el astrónomo José Juan López, quien en noviembre de 1995 abanderó una investigación sobre el cielo de León para crear la sonda Cassini Huygens, todavía destacada en Titán, luna de Saturno. Subió el aparato a 40 kilómetros y lo dejó caer en paracaídas dentro de la provincia. Aquella experiencia, en la que se lanzaron siete globos, tal y como recuerda la hemeroteca, provocó tal confusión en la ciudad que la opinión pública llegó a creer que se trataba de ovnis. Puesto que a principios de los años 90 el espacio aéreo de León poseía escasa actividad comercial y tomando en consideración la estabilidad de los vientos, la región resultó un lugar idóneo para lanzar balones estratosféricos y para recuperar otros lanzados, por ejemplo, desde la base italiana de Trapani, en Sicilia. Hace ocho años no prosperó la intención de una empresa catalana de utilizar León como base de lanzamiento de sus globos para mirar la Tierra a 36 kilómetros de distancia.

La ABA como reputado ‘laboratorio’ aeronáutico
Comentarios