miércoles. 29.06.2022
Infraestructuras ferroviarias

Ábalos estrenará el jueves el CRC desde el que León controlará 1.200 kilómetros de vía férrea

Tras 7 años abierto, el centro albergará la gestión multi-red en la que entra el tramo AVE Palencia-León-Pola de Lena
Las instalaciones del CRC del AVE se inauguraron ya en el verano del año 2013. RAMIRO

Más de 7 años después de que se inaugurara, el edificio del Centro de Regulación y Control (CRC) del AVE adecuará sus funciones al nombre con el que se le bautizó. El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, estrenará este jueves en León la primera instalación de España con competencias para la gestión de tráficos de ferroviarios de tres redes distintas de manera simultánea: alta velocidad, red convencional y red de ancho métrico. En suma, un espacio desde el que se controlarán 1.200 kilómetros de infraestructura férrea, tras una inversión total de 20,85 millones de euros que lo colocan entre uno de los más avanzados en materia tecnológica de todo el mapa nacional.

La apuesta por la entrada de la multi-red hará que desde una sola sala se gobiernen tres centros de control centralizado distintos. No se da hasta ahora en ninguna de las instalaciones del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que además por primera vez también generará un puesto virtual del sistema Da Vinci. La entrada de esta tecnología para la gestión de la circulación, la más avanzada que existe, permitirá el funcionamiento como réplica del que hay en el CRC principal de Madrid-Atocha. De esta manera, se controlará el tramo de alta velocidad que une Palencia-León-Pola de Lena, a la vez que posibilitará la «redundancia de sistemas en caso de caída o tareas de mantenimiento», según apunta el organismo ferrovario.

El tramo de alta velocidad se queda lejos de los 1.600 kilómetros de AVE que figuraban en la concepción original del CRC leonés, en la que se habló de gestionar las líneas Madrid-Valladolid, Valladolid-Palencia-León-Asturias, Coruña-Santiago-Pontevedra-Vigo —todas ellas ya en funcionamiento salvo el tramo entre la capital leonesa y el Principado— y las aún pendientes de Palencia-Santander y Venta de Baños-Burgos-Vitoria-Bilbao-San Sebastián. Aunque al menos supera la postura de cerrazón del anterior Gobierno, que en 2017 certificó que no estaba en sus previsiones ampliar los cinco centros de control de alta velocidad que había en España.

El control del noroeste

A mayores del tramo AVE, desde la instalación leonesa gestionará las otras dos redes con un centro de control de tráfico, además de que «la redundancia se asegurará en un futuro desde el CRC de Asturias para una mayor disponibilidad de los sistemas», según apuntan desde Adif. Con esta operatividad, que añade «puestos multi-sistemas, que integran la gestión del tráfico, la operación de los CTC y las comunicaciones por radiotelefonía en un mismo equipo», se aumentará «la facilidad de manejo respecto a soluciones anteriores».

Apuesta
La inversión total en la infraestructura de gestión de los tráficos suma 20,85 millones de euros

El sistema aunará la gestión de los 906 kilómetros de la red convencional de los tramos Palencia-León, León-Monforte de Lemos, Medina del Campo-Salamanca-Vilar Formoso (Portugal), Medina del Campo-Puebla de Sanabria y Ávila-Salamanca: todos ellos controlados hasta ahora desde el puesto de mando ubicado en la primera planta de la vieja estación. Como complemento, se añadirá los 108 kilómetros de la vía estrecha entre León y Guardo, que hasta el momento dependían de las instalaciones de Bilbao. Esta entrada, junto con los 190 kilómetros de red AVE que estaban bajo el mando del CRC de Madrid-Atocha, añaden 298 kilómetros a los que ya dependían de León: un 33% más.

Para cumplir con todas estas funciones el CRC presenta una inversión de 20,85 millones de euros. La partida más destacada corresponde a los 12,1 millones de euros del edificio, que se inauguró en el verano de 2013 con la entrada de los servicios que estaban desperdigados por diferentes zonas de la ciudad y que, incluso, acarreaban el pago de alquileres. Ahora, se dará contenido por fin a la sala superior, cuyo acondicionamiento e instalación de una gran pantalla ha costado 400.000 euros, a los que se añaden los 700.000 euros de la implantación del sistema Da Vinci entre Palencia, León y Pola de Lena. El presupuesto suma además los 2,15 millones del centro de control de tráfico de las líneas convencionales, los 2,9 millones del correspondiente a la Variante de Pajares y los 550.000 euros del instalado para la línea de Feve.

Ábalos estrenará el jueves el CRC desde el que León controlará 1.200 kilómetros de vía...
Comentarios