sábado 28/5/22

La participación de la abogacía en la prevención contra el blanqueo de capitales es absolutamente esencial para avanzar en la lucha contra la delincuencia organizada, pero debe hacerse sin socavar el principio del secreto profesional y con ello, del derecho de defensa. Así lo ha expresó la presidenta del Consejo General de la Abogacía Española, Victoria Ortega, en el arranque de las VIII Jornadas de Prevención y Represión del Blanqueo de Capitales, organizada por el propio CGAE.

«El estado de derecho debe disponer de los medios para la persecución de los delitos, pero que no supongan violentar la base del ejercicio del derecho de defensa», ha acotado Ortega, después de calificar el delito del blanqueo de capitales como una verdadera «amenaza para la democracia». En el mismo sentido se ha pronunciado el decano del Colegio de Abogados de Castellón, Manuel Mata, quien defendió el compromiso de la abogacía con la prevención de este tipo de delitos económicos.

También enfatizó la necesaria participación de los abogados y abogadas en la estrategia contra este tipo de delitos el director del Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (SEPBLAC), Pedro Comín, quien apuntó como «elemento fundamental en la estrategia de prevención el análisis de riesgo». Ha sido la legislación europea la que desde finales del siglo XX ha impulsado las diferentes líneas de trabajo para estrechar el cerco sobre el control de los capitales sospechosos de proceder de orígenes ilícitos. Y será Europa desde donde llegará en los próximos años una nueva autoridad de control que traerá consigo nuevas obligaciones para los abogados», según explicó en su intervención.

La abogacía se plantea crear órganos contra el blanqueo