sábado 28/5/22
                      Rodríguez Santocildes es el decano de la abogacía en León. MARCIANO PÉREZ
Rodríguez Santocildes es el decano de la abogacía en León. MARCIANO PÉREZ

El Colegio de Abogados de León se suma a la postura del Consejo General de la Abogacía, y muestra su oposición al Anteproyecto de Ley de la Autoridad Independiente de Defensa del Cliente Financiero «porque resulta incompatible con el derecho a la defensa de los ciudadanos».

La Comisión Permanente del Consejo General de la Abogacía Española, tras conocer el contenido del Anteproyecto de Ley de Creación de la Autoridad Administrativa Independiente de Defensa del Cliente Financiero, observa con enorme preocupación un nuevo intento de socavar las competencias del sistema de reclamación de derechos que conforman los juzgados y tribunales españoles.

«Generar un nuevo órgano de resolución de controversias específico para este tipo de reclamaciones puede generar un camino más tortuoso sin que ello evite que un número considerable de asuntos concluyan igualmente en los tribunales. Este no es el camino para solucionar el colapso de los órganos judiciales», explican los abogados.

Además y sobre todo, «genera una mayor asimetría entre las entidades financieras y sus clientes, pues al establecerlo como ventanilla única directa y gratuita deja de facto a los reclamantes sin asesoramiento jurídico y, por tanto, en una evidente situación de indefensión. Los bancos seguirán contando con su potente maquinaria de defensa jurídica mientras el reclamante quedará en una evidente situación de inferioridad», sostienen los profesionales.

La creación de decenas de juzgados especializados en cláusulas suelo por todo el territorio nacional «ha puesto en evidencia la actitud obstruccionista de los bancos a la hora de solucionar las reclamaciones generadas por diferentes sentencias del Tribunal Supremo. Y es ahora, cuando algunos de estos juzgados se cierran porque el grueso de los asuntos se ha resuelto aunque también quedan cientos de miles de por resolver, cuando se pretende atajar la situación generando una ventaja para las entidades en detrimento de la garantía jurídica de los clientes», recuerdan.

COSTE DE TIEMPO Y DINERO

El Gobierno argumenta en la exposición de motivos del anteproyecto de ley que «la judicialización de las controversias entre clientes y entidades financieras, en ocasiones de forma masiva, conlleva un importante coste en tiempo y dinero que se corresponde mal con la protección efectiva de los intereses de los ciudadanos. Además, tienen un impacto muy negativo sobre la imagen pública del sector financiero en su conjunto, dañando la confianza y el buen funcionamiento de la economía nacional».

CULPA DE LOS BANCOS

Lo que no explica la iniciativa legislativa «es que la judicialización masiva no ha sido provocada por los clientes y quienes les han representado, sino por las entidades financieras, las cuales, sabiéndose perdedores en una mayoría aplastante de las situaciones, han preferido demorar los pagos para ganar tiempo ante la incapacidad de la Administración de Justicia para dar respuesta a un elevado volumen de reclamaciones en un tiempo razonable». En la actualidad ya son los bancos quienes terminan asumiendo el coste del proceso a través de las condenas en costas».

Los abogados se oponen a la autoridad de defensa para el cliente financiero
Comentarios