martes 10.12.2019

Absuelto de agresión sexual un militar de la Academia del Aire

La Audiencia lo condena a una multa por lesiones leves: «Tenían una relación tóxica»

La Audiencia Provincial condenó a un militar de la Academia Básica del Aire a una pena de dos meses de multa a razón de 10 euros diarios (600 euros) como autor de un delito leve de lesiones y le impuso la prohibición de acercarse a menos de 1.000 metros de una compañera de promoción, que lo había denunciado por agresión sexual, coacciones, detención ilegal y malos tratos habituales, supuestos estos de los que fue absuelto, puesto que la Sección Tercera considera no probados los hechos y los incardina en el marco de una «relación tóxica».


El procesado, un asturiano compañero sentimental de la denunciante, se personó una tarde del verano de 2016 en el domicilio de la joven. Mantuvieron relaciones sexuales, como en otras muchas ocasiones. En un momento dado comenzó una discusión, al parecer por el teléfono móvil, momento en que ella comenzó a gritar. En el trance de quitarle el teléfono móvil el acusado le causó una lesión en el labio, consistente en herida en cara interna del labio inferior, hematomas en antebrazo derecho, hematoma en fosa ilíaca izquierda, de las que curó con una única asistencia facultativa, en 7 días y sin secuelas.

 

El acusado se marchó de la vivienda cuando, tras los gritos de la víctima, llegaron a la habitación unas compañeras de piso y le echaron o pidieron que se fuera. Habían escuchado gritos de ella y por eso entraron y la vieron a ella en el baño y a él fuera. Discutían por el móvil: uno tenía el del otro, y éste quería que se lo devolviera. La víctima le contó después a una de sus amigas que había sido obligada o forzada sexualmente, pero se lo contó cuando echaron al acusado de la casa. La denunciante aseguraba que él le había pegado, que había abusado de ella. El sospechoso decía que estaba loca y se acusaban mutuamente de haberse agredido. Ambos tenían lesiones. Ella no quiso ir al hospital ni llamar a la policía. Ambos estaban nerviosos.

 

«Esa relación tóxica es admitida por ambas partes, y fue consentida también, mientras duró, por ambas partes», explica la Audiencia, que se sorprende en los fundamentos de derecho de la sentencia por el hecho de que la joven no denunciara los hechos ante sus superiores cuando fue preguntada por lo sucedido.

 

A la vista de lo sucedido, la denunciante tomó la decisión de cambiar de destino y ahora sirve en Zaragoza.

Absuelto de agresión sexual un militar de la Academia del Aire