domingo. 26.06.2022

La Academia del Aire restaura una estrella fugaz

El aparato, un cola roja, llegó en 1954 desde EE UU a Talavera por el convenio de amistad y dos años después se desmontó tras dañarse en una «toma dura» y se trasladó por carretera a la Escuela de Especialistas del Aire de La Virgen
                      El reactor fue uno de los 60 que llegaron a España. DL
El reactor fue uno de los 60 que llegaron a España. DL

La Academia Básica del Aire de León ha restaurado el Lockheed T-33A E.15-9 Shooting Star, un avión histórico que prestó servicio en el Ejército del Aire. Estos aviones llegaron a España en 1954 como aviones de vanguardia de la recién creada Escuela de Reactores en Talavera la Real. Las ‘estrellas fugaces’ prestaron servicio en el Ejército del Aire hasta 1985.

El restaurado en la base leonesa es un ‘cola roja’, de los que llegaron a España tras la firma en septiembre de 1953 de los convenios de amistad y cooperación con Estados Unidos. Este en concreto llegó a Barcelona el 2 de mayo de 1954. Llegó en barco y desde Barcelona voló hasta Talavera la Real. Dos meses después resultó dañado al realizar una maniobra, y como aún no se disponía de mecánicos para arreglarlo se desmontó.

En 1955 se dio de baja y se trasladó por carretera a la Escuela de Especialistas del Aire de la Virgen del Camino, en León, donde se utilizó para la instrucción de mecánicos y armeros, ya sin poder volver a volar. Desde la Base Aérea destacan que uno de los valores de la pieza es que mantiene hasta el día de hoy el color original denominado rojo ártico tanto en la cola como la mitad de los planos, un color característico de estos aparatos, que operaban próximos a las zonas polares. El E.15-9 restaurado se expone ya en la Base Aérea de La Virgen del Camino.

La ABA contribuye a preservar así la historia con la restauración de un cola roja que luce desde abril con todo su esplendor, gracias a la colaboración del Museo de Aeronáutica y Astronáutica a través de uno de sus principales colaboradores, Alberto García Vargas, y una minuciosa y laboriosa restauración. «Nacido para enseñar, primero en la Escuela de Reactores, más tarde en la Escuela de Especialistas y ahora como parte del Patrimonio Histórico de la Aeronáutica Militar Española continuará mostrando a las nuevas generaciones el pasado de la aviación española», destacan desde la Academia.

Este avión fue uno de los 9 primeros aparatos que llegaron de los Convenios de Amistad y Cooperación entre Estados Unidos y España. Y lo hizo junto a otros dos al puerto de Barcelona a bordo de un barco de la Marina Estadounidense procedente de Newark, (Nueva Jersey), el 2 de mayo de 1954. Una vez desembarcados, se trasladaron por carretera al aeropuerto de El Prat. Desde allí, partieron en vuelo, pilotados por instructores estadounidenses, hacia la Base Aérea de Talavera la Real. Resultó dañado dos meses después al realizar «una toma dura», aclaran, en la propia base de Talavera. El 17 de marzo de 1955 se trasladó por carretera a La Virgen del Camino para ser utilizado en la instrucción de los mecánicos y armeros especialistas, sin posibilidad de volver nunca más a la situación de vuelo.

Además de su singular color, fue uno de los primeros reactores que volaron con la escarapela española y que forma parte de la historia aeronáutica.

La Academia del Aire restaura una estrella fugaz
Comentarios