jueves. 30.06.2022

Desde que se abrieron las vías del país a la actividad de los operadores privados, la presencia de la actividad de la empresa pública, a través de Renfe Mercancías, no ha hecho más que perder cuota de mercado. León ofrece algunos ejemplos mayúsculos de este trasiego de cifras de promoción y movimiento hacia el sector privado: la estación de Villadangos se ha convertido en punto de recepción y salida de mercancías con casi tanta notoriedad como la zona de clasificación, próxima a la playa de vías de la capital leonesa. Desde que el pasado verano la industria siderúrgica de Coated León comenzó a mover producción, no han hecho más que reproducirse y multiplicarse las nuevas expediciones que tienen como destino final la estación del alto páramo leonés, ahora visibles en el mapa ferroviario y distinguidas por el estreno en la provincia leonesa de empresas con licencia para explotar actividad en este sector. Hay conexiones a puertos y a enclaves logísticos del centro peninsular para recibir la materia prima y transformada en el movimiento de acero de Coated Solutions León, y una policromía de locomotoras que revelan la afluencia de operadores logísticos a este base recién estrenada. Villadangos es la cara exclusiva de una cruz, caída dominante en la moneda de los cargueros que han perdido peso, carga y proyección en la provincia de León.

La actividad privada va camino de copar el 40% del mercado