jueves 6/8/20
BAJO SOSPECHA

Acusan al Confucio de formar parte de la red de espías del Partido Comunista chino

El instituto cuenta con una sede vinculada a la Universidad de León desde 2010 con 400 alumnos inscritos este curso.
Acusan al Confucio de formar parte de la red de espías del Partido Comunista chino

A. Calvo | León

En 2010 llegó a León el Instituto Confucio, que actualmente cuenta con 400 alumnos y que se ha convertido en uno de los más activos a nivel nacional, siempre vinculado a la Universidad de León. «Si vas a una conferencia a la embajada china ya sabes a lo que vas, pero no es ético ni democrático que se aprovechen del sistema público español para hacer propaganda del Partido Comunista chino y adoctrinar», declara el miembro de la coordinadora de la Plataforma Stop Instituto Confucio Fernando Romeo, quien especifica que, además, los institutos forman parte de la red de espías del partido, «al que le interesa conseguir todo tipo de información».

La plataforma remarca que la estrategia lanzada desde el Gobierno chino está planteada a largo plazo y que su objetivo es conseguir «una red de personas fieles y futuros cadetes» afines a las políticas comunistas. Romeo concreta que en países como Canadá o Estados Unidos ya están investigando a los centros Confucio en donde se les acusa «de ser una herramienta más de China», por lo que se están cuestionando la implantación de los institutos al considerar las «agencias de inteligencia de estos países que los Confucio deben realizar tareas a petición de los servicios de inteligencia china», además de que ya se han cerrado centros también en Francia o Alemania.

Entre las principales críticas de Fernando Romeo al Confucio está «la propaganda y la censura y que enseñan la historia distorsionada» o que enseñan a los alumnos del instituto —extendido por todo el mundo, con más de 500 centros y un millar de aulas — canciones propagandísticas todo ello «aprovechándose del prestigio de las instituciones a las que se adhiere, como la Universidad de León». En las clases, concretan desde la plataforma, «defienden la política del hijo único o a figuras como Deng Xiaoping, decisivo en la represión violenta de las protestas estudiantiles en la plaza de Tian’nmen o a Mao Tse Tung».

La plataforma también denuncia la contratación del profesorado que imparte las clases en los Institutos Confucio «que han sido directamente controlados por la embajada y consulados chinos locales, y protegen la imagen del régimen». A todo ello, Romeo añade la «discriminación» en la contratación de los docentes, ya que se rechaza a todos aquellos que practican el falun gong, por ejemplo, o a aquellos no demuestran su compromiso con el régimen comunista.

Romeo especifica que en el convenio firmado con la Universidad de León se concreta que «las actividades del instituto deben desarrollarse de acuerdo con los Estatutos de Constitución del Instituto Confucio y respetando las culturas y tradiciones de China y España sin infringir leyes y legislaciones» de ambos países, lo que ahonda «en el adoctrinamiento lanzado desde el Partido Comunista». «Tienen una estrategia muy astuta, porque las instituciones a las que se adhieren no pueden controlar ni el currículo que se imparte o la contratación del profesorado, cuando está integrado en ellas», critica.

Acusan al Confucio de formar parte de la red de espías del Partido Comunista chino