domingo 13.10.2019

Adaptado, sostenible y ecológico

Aspace plantea un centro integral de 6.500 metros construidos que costará seis millones de euros

«Tratamos de que este edificio s ea un ejemplo de sostenibilidad», explica el arquitecto, Fernando de Andrés, «para lo que necesitamos la colaboración de la Consejería de Medio Ambiente». El arquitecto asegura que su intención es que el centro integral de Aspace esté preparado «con todas las técnicas de sostenibilidad y eficiencia energética, sistemas geotérmicos y de biomasa para la climatización del edificio».

Aspace presenta un proyecto de un centro integral adaptado, sostenible y ecológico, en una parcela cedida por el Ayuntamiento y para la que necesita financiación de la Junta.

El funcionamiento diario de un centro de estas características necesita de un elevado consumo de agua, «como es un bien escaso, trataremos de recuperar de agua de las cubiertas para uso sanitario sucio y riego. La idea es recoger el agua, almacenarla y utilizarla después».

El 80% del agua caliente que se consuma estará producida por energía solar térmica «y si somos capaces y el espacio nos lo permite, queríamos poner hasta 20 kilowatios de placas fotovoltaicas. Pretendemos que el edificio sea autosostenible», explica De Andrés, que defiende que el planteamiento del edificio «es una apuesta importante, creo que debería ser así en todos los edificios a partir de ahora. Aplicaremos todas las estrategias energéticas orientadas a la sostenibilidad del edificio».

El edificio. Aspace ya tiene el proyecto del nuevo centro integral. Es un edificio adaptado, sostenible y ecológico de una planta de 6.500 metros construidos. Desde el exterior, sobre un terreno con un desnivel de cuatro metros, se ve una cubierta verde, de losetas ecológicas, que configura un jardín encubierto. El edificio se perfila con cuatro patios que dan iluminación interior a los cuatro cuerpos de construcción.

El acceso lateral, desde Reyes Leoneses, está franqueado por los servicios administrativos y rematado con un salón de actos redondo de 190 plazas -cuya construcción, de momento, no está prevista-. Al este se proyecta la zona de servicios (cocinas, vestuario de personal, comedores, lavanderías...).

Entre las dos zonas se dibujan los cuatro cuerpos de construcción, dos de ellos destinados a cuatro unidades de residencia con 48 plazas. Otro de los cuerpos del edificio está destinado a centro de día y terapias para adultos, con una media de 50 plazas. El último cuerpo, al norte, está pensado para el Centro de Educación Infantil, con 11 aulas en las que caben una media de seis alumnos en cada una.

Los cuerpos de la construcción se relacionan entre sí por patios interiores que crean un ambiente familiar, de descanso, que producen transparencias en el edificio y facilita el control y la comunicación. «El entorno físico es amable y favorecedor de su desarrollo, psicológicamente comprensible y significativo», explica el presidente García Marcos. Cerca de la carretera de Carbajal, soterrados, están todos los espacios de instalación del edificio, centros de transformación, grupos de presión y almacén exterior, entre otras cosas. En los 20.000 metros de parcela se distribuirán un centenar de plazas de aparcamiento y 7.000 metros de zona verde para terapias.

Adaptado, sostenible y ecológico