jueves 22/4/21
Infraestructuras

Adif acabará con el fondo de saco en abril, tras cinco años de obras y tres de retraso

La puesta en servicio del tramo soterrado en León dependerá de la agilidad de la Agencia de Seguridad Ferroviaria
Detalle de elementos de obra, fuera de la valla ferroviaria. RAMIRO

Las obras ferroviarias se toman su tiempo con León; quince años para la Variante, en lo que se ha convertido en un Vietnam de referencia para la obra pública en la provincia; y cuatro para el soterramiento o acomodo de la nueva estación pasante, que va camino de redondear el quinto, si se atiende a la nueva previsión y ajuste de calendario que hace Adif para poner punto y final a la intervención.

Rebajar el cajón ferroviario de León a lo largo de 1,2 kilómetros era un proceso que iba a estar ventilado en verano de 2018; y desde ahí, la cadena de retrasos. El último coloca la efeméride del remate del alicatado y los pernos en el túnel del tren en León para el 24 de marzo. Son fechas límite, actualizadas por Adif a este periódico, que tapan la caducidad de la última propuesta de fin de año que acaba de liquidar el calendario.

Tres meses más, tras dos años y medio más de espera para una actuación que trata de resolver un problema endémico del tren con León. Tres meses más de obra. Porque los encajes posteriores, se van a ajustar a otro tratamiento; el del enlace del soterramiento con la red ferroviaria en servicio tiene que estar definido el 16 de abril. Aunque el montaje de raíles y viales, el despliegue de las vías quedará casi definido por completo antes de febrero.

Tres tiempos

El despliegue de vías acaba este mes; la obra interior, en marzo; y la conexión a la red, en abril

El siguiente estadio por que avanzará al estreno el paso deprimido del tren por la estación leonesa depende de la densidad de los trámites que emplea la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria en aplicar los estudios y en testar la nueva infraestructura; esos mil doscientos metros de recorrido bajo el suelo de León, entre el acceso sur a la estación y el emboquille en pleno corazón del barrio del Cruceros, a pocos metros de aquella cicatriz que desde hace más de diez años selló la herida del paso a nivel de Doctor Fleming.

Terreno dependiente del acuerdo sin urbanizar. RAMIRO

Descifrar la espera hasta que Adif dé vía libre a los trenes para atravesar ese fondo de saco que ha definido durante la última década el tráfico ferroviario por la capital leonesa, resulta proporcional al entramado de la tarea que desempeñarán la suma de organismos, agentes y agencias, encargados de avaluar la traza como elemento seguro para el tránsito del ferrocarril. Hay ejemplos de avances de nueva vía en España en las que un dispositivo similar ha empleado más de un año en emitir un dictamen favorable. El trabajo actual de los trabajos en el interior de la galería que da continuidad a los andenes de la nueva estación leonesa se centra en la electrificación y en el despliegue de las conexiones para activar los dispositivos de comunicación y control de los trenes.

El armazón de este cajón ferroviario deja atrás una relación secular del tren con la zona oeste de la ciudad, a la que moldeó de acuerdo a la línea divisoria de la traza ferroviaria.

Adif acabará con el fondo de saco en abril, tras cinco años de obras y tres de retraso