lunes 09.12.2019
Infraestructuras

Adif reconoce que el puente de Trobajo no es válido para el AVE y ejecutará otra estructura

Frente común de todos los partidos en San Andrés para que se soterren los 900 metros
El puente de Párroco no cumple en altura ni anchura la normativa para el paso del AVE. RAMIRO
El puente de Párroco no cumple en altura ni anchura la normativa para el paso del AVE. RAMIRO

El puente de Párroco Pablo Díez que salva desde hace setenta años las vías del tren en Trobajo del Camino se ha convertido en una piedra en el zapato del gestor de infraestructuras ferroviarias (Adif) para que el AVE camine hacia Asturias. Ni la altura ni la anchura de ese paso se adaptan a las necesidades de la alta velocidad, como adelantó Diario de León, lo que pone en riesgo que se pueda homologar la línea.


El problema se ha conocido ahora, coincidiendo con las obras de permeabilidad en San Andrés del Rabanedo, que incluyen varias mejoras para coser con 4,8 millones de euros la fractura que genera el tren al municipio. Una de ellas, precisamente, afecta al puente de Párroco, que se está recreciendo dos metros por su lado norte para servir de paso peatonal mientras se derriba la pasarela cercana de Miguélez, que se deshace como un azucarillo por fallos estructurales. En su lugar se colocará una nueva de 1 millón de euros.

 

Como esa vieja pasarela, Adif también tirará el puente, aunque se desconoce cuánto costará. En una nota de prensa, el gestor señaló ayer que se ve en la obligación de «ejecutar una nueva estructura a corto o medio plazo» por la «necesidad de aumentar la distancia desde el eje de las vías hasta los estribos y pilas», como exige la actual normativa de protección de estructuras frente a impactos de tren descarrilado.

 

población en pie

 

Esa solución pondría en jaque a los 15.000 vehículos que pasan a diario por él y pondría en pie a la población de Trobajo del Camino, harta de verse relegada en las obras de infraestructuras y muy en contra de asumir el corte al tráfico de una vía principal de acceso a la localidad y a León. También el Ayuntamiento de San Andrés manifestó hace días que está dispuesto a bloquear las obras si se perjudica a los ciudadanos. Tiende la mano a Adif para escuchar alternativas a un puente donde encalla el AVE, pero creen que esa buena voluntad para un problema del gestor no puede resultar gratis.

 

De hecho, ayer, ante el panorama que abre el conflicto con el puente, los siete grupos políticos que integran la Corporación hicieron piña para reclamar juntos el soterramiento. El acuerdo se materializó en una Junta de Portavoces en la que decidieron aunar esfuerzos para reivindicar un proyecto que consideran clave para San Andrés.

 

El PSOE, el PP, Cs, UPL, Unidas Podemos, Vox e IU trabajarán «firme y unidos en defensa del proyecto de soterramiento de la línea de Alta Velocidad (AVE) entre León y Asturias a su paso por el municipio», remarcaron.

 

Los portavoces de todos los grupos políticos, junto con la alcaldesa socialista Camino Cabañas, se reunieron para abordar las soluciones de permeabilidad que el administrador de infraestructuras ferroviarias está ejecutando en el municipio.

 

Acordaron hacer un frente común en defensa del soterramiento de las vías del tren hasta la calle Voluntario Ángel Soto, por lo que trabajarán de manera conjunta «por los intereses del municipio, a fin de evitar cualquier perjuicio a sus vecinos y vecinas».

 

El soterramiento prometido en 2007 se cifró en 70 millones de euros, cifra que elevó a 267 millones un informe encargado a un empresa de ingeniería externa dos años más tarde. Desde hace una década, las vías no se han enterrado, pero sí el plan para cubrirlas en San Andrés. Una cuestión que vuelve a reclamar con fuerza el Ayuntamiento.

 

Curiosamente, aunque el soterramiento en la zona se ha obviado durante diez años, el consistorio sí que tuvo que adaptar su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) a esa posibilidad, y reservó sectores urbanísticos e infraestructuras sobre la losa que se iba a construir sobre las vías.

 

Los técnicos de Adif, que acudieron el pasado lunes a San Andrés, regresarán el próximo lunes, al parecer, con documentos sobre las soluciones al paso del tren por el puente de Párroco. Adif señala en su nota que, de momento, acometerá un rebaje de vía de 70 centímetros bajo el paso para cumplir la normativa de las dimensiones del gálibo vertical. Asegura que no se han producido «errores de cálculo de ningún tipo», pero oculta que esa zona es inundable y la atraviesa un colector, y obvia que el plazo de ejecución de las obras en San Andrés concluiría en enero.

Adif reconoce que el puente de Trobajo no es válido para el AVE y ejecutará otra...