lunes 24.02.2020
Obituario

Adiós a «todo un caballero»

Adiós a «todo un caballero»

El presidente del Consejo Social de la Universidad de León, Urbano González Santos y Díaz-Caneja, falleció en la noche del jueves al viernes en el Hospital de León, dónde ingresó hace unos días Aunque su padre vivía en Sahagún, en donde ejercía como abogado, Urbano González Santos nació en 1914 en la localidad palentina de Villemar, lugar en el que residían sus abuelos. Su infancia la pasó en Sahagún, que siempre consideró su pueblo. Posteriormente estudió en León, en los Agustinos, colegio en el que coincidió con uno de sus grandes amigos, el que fuera rector de la ULE, y actualmente catedrático emérito, Miguel Cordero del Campillo. Su formación de Derecho la realizó en Oviedo y Salamanca, y su larga trayectoria profesional la desempeñó en León, en un despacho profesional.

Nunca dejó de lado la abogacía, ya que ha permanecido colegiado hasta el último momento. Además, en su constante actividad ha presidido en diferentes momentos de su vida el Casino Peñalva, o las fundaciones Paz Peña y Monteleón. En la actualidad, era el presidente del Consejo Social de la ULE, órgano al que se incorporó como consejero en 1990. En 1995 sustituyó al entonces presidente, Joaquín López Contreras, y allí ha permanecido hasta su último nombramiento, que tuvo lugar en mayo de 2008, fecha en la que fue renovado en su cargo. Precisamente fue al regreso de la última reunión nacional de Consejos Sociales de Universidades Españolas, que se celebró en Valencia a mediados de mes, cuando ingresó en el Hospital de León al sentirse indispuesto y que le ha llevado al fatal desenlace. Entre los numerosos reconocimientos y premios que jalonan su trayectoria en la que fue decano del Colegio Provincial de Abogados y miembro del Consejo Social de la Abogacía, destaca la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort, que le fue concedida en reconocimiento a su carrera como jurista. El que fuera su secretario, pasante, y gran amigo, el también abogado Juan González Palacios, manifestaba su tristeza al conocer la noticia, y declaraba que Urbano era «un hombre de honradez exagerada, con una lealtad increíble con los amigos. Espléndido al cien por cien. Todo un caballero». La misa funeral tendrá lugar hoy, a las 11.00 horas, en la iglesia de San Marcelo.

Adiós a «todo un caballero»