domingo 25/7/21
Efectos de la pandemia

El aeropuerto no recuperará hasta 2026 los pasajeros perdidos por la pandemia

El covid restó a León el pasado año el 72% de los cerca de 66.000 usuarios que registró en 2019
Pasajeros en la terminal de León en un embarque del pasado verano. FERNANDO OTERO PERANDONES

Todos los indicadores nacionales e internacionales coinciden, el tráfico aéreo no recuperará su volumen de pasajeros precovid hasta dentro de cinco años, en una evolución lenta que comenzará este mismo verano «con picos significativos», aunque al final del ejercicio únicamente habrá podido reconquistar algo más del 50% de los usuarios perdidos en 2019, según refleja Aena en el Documento de Regulación Aeroportuaria 2022-2026 (Dora II). En el caso del aeropuerto de León, donde el pasado año la sangría de viajeros rozó el 72% (sólo sumó 18.600), el regreso a los niveles previos a la pandemia permitirá recuperar los cerca de 66.000 con los que cerró el ejercicio anterior al virus.

Este informe de Aena se basa en las prospecciones realizadas por ACI Europa y Eurocontrol. Señalan que este año la recuperación se situará en el 50% en 2024 superará ya el 90% y para 2026 se habrán conseguido los niveles normales de tráfico de operaciones y pasajeros. El grado de transmisión del covid, la capacidad para controlar la pandemia y la extensión de la vacuna serán elementos claves para rescatar los usuarios perdidos por el covid. En 2019, León registró 2.758 vuelos, frente a los 1.890 de 2020. En la pista de La Virgen del Camino, además de perder pasajeros y operaciones de las rutas regulares —programadas durante todo el año (Barcelona) y las únicamente estivales— se sumaron los usuarios de viajes del Imserso y el Club de los 60 de la Junta, así como vuelos chárter de otros operadores.

Efectos en cadena
El impacto del covid mermó el año pasado el número de vuelos en La Virgen en cerca de 900

León, integrante en la red de Aena, que cuenta con 46 aeropuertos y dos helipuertos, forma parte de los enclaves aéreos del grupo III, los de menor tráfico, que en su conjunto perdieron en 2020 el 63,2% de sus pasajeros.

El incremento de usuarios va de la mano, también en el caso de León, con la mejora del propio sector turístico. Y de acuerdo a las estimaciones de los expertos, este verano los niveles de movimiento se situarán un 40% aún por debajo de las cifras precovid. Habrá que esperar hasta mediados de 2023 para «recuperar cierta normalidad».

Otro factor esencial en el aeropuerto de León vendrá de la mano de las ayudas que reciba para garantizar su uso y viabilidad, a través de los contratos que licita el consorcio —integrado por la Diputación y el Ayuntamiento de León— para la promoción y difusión de este espacio aéreo. En la nueva temporada, con fecha de inicio el 1 de junio, serán 1,4 millones los invertidos en este contrato, que una vez más operará Air Nostrum, al ser la única empresa que concurrió al concurso. Ha programado 24 vuelos en la ruta Menorca (incluye en este número las frecuencias de ida y vuelta); 48 la de Mallorca, el mismo número Ibiza, 24 Gran Canaria y 688 Barcelona (único destino durante todo el año). Son algo más de 40.000 plazas en su conjunto, a la espera de que se sumen las rutas de Málaga y París, también únicamente para el verano, si la compañía y el consorcio finalmente las consideran viables. El destino internacional depende, fundamentalmente, de la evolución de las restricciones sanitarias en Francia. El vuelo a Málaga, el verano pasado con poco demanda, será estudiado con el análisis de números.

El aeropuerto no recuperará hasta 2026 los pasajeros perdidos por la pandemia