lunes 18.11.2019
Tribunales

Un agresor sexual alega parálisis facial para salir de prisión

La Audiencia Provincial deniega el recurso y recuerda que en Villahierro estará atendido
Pasarela de acceso al interior de la prisión de Villahierro. MARCIANO PÉREZ
Pasarela de acceso al interior de la prisión de Villahierro. MARCIANO PÉREZ

La Audiencia Provincial desestimó el recurso presentado por un varón acusado de un supuesto delito de abusos sexuales, que solicitó su puesta en libertad provisional bajo la alegación de una parálisis facial de la que pretendía ser tratado en el domicilio de su hermana. La Sección Tercera rechaza su propuesta por entender que hay riesgo evidente de fuga (se trata de un individuo de procedencia extranjera sin domicilio fijo) y argumenta que puede ser tratado de sus dolencias perfectamente en Villahierro.


La prisión provisional del investigado se acordó en auto de 10 de marzo de 2019 y ratificó en auto de 8 de abril de 2019 por existir indicios de delito de agresión sexual «siendo los mayores la declaración de la víctima y el informe de urgencias, que recoge lesiones en la víctima, y entendiendo que existía riesgo de fuga en cuanto que el investigado llevaba solo dos meses en España y no se apreciaba arraigo suficiente, y también se acordó para la protección de la denunciante».

 

El objeto del recurso son las resoluciones en que se desestima la petición de que se deje sin efecto la prisión provisional, alegando como fundamento de ello que el sospechoso tuvo que ser trasladado desde el centro penitenciario al Hospital de León al haber sufrido una parálisis facial periférica, alegando además que la hermana del recluso se responsabilizaría de su hermano que viviría en su domicilio.

 

«A la vista del informe médico que obra en autos consta que el día en cuestión, el investigado sufrió un cuadro de parálisis facial periférica, recetándosele unos fármacos, con alta y seguimiento por atención primaria, por lo que efectivamente no parece que la dolencia no pueda ser tratada en régimen penitenciario. Por lo demás, se mantienen los indicios de delito de violación y también permanece el riesgo de fuga pues, diga lo que diga la hermana del investigado, el mismo lleva poco tiempo en España y carece de arraigo sólido en este país, y por ello el riesgo de fuga parece evidente aunque solo sea por la gravedad de las penas asignadas al delito investigado», explica la Audiencia.

 

El auto declara de oficio las costas procesales y deniega la petición del recluso, que sigue bajo los efectos de la investigación de Instrucción 4.

Un agresor sexual alega parálisis facial para salir de prisión